A pesar del ruido político, los ahorristas aumentaron sus depósitos en los bancos

A pesar del ruido político, los ahorristas aumentaron sus depósitos en los bancos
Aunque no hay datos oficiales, algunos bancos dicen que en la segunda semana de enero ya hubo cierta desaceleración en el crecimiento de las colocaciones
A pesar del clima caótico que se desató en torno a la pelea entre el todavía presidente del Banco Central (BCRA), Martín Redrado, y el Poder Ejecutivo, en los últimos días, la crispación no se ha trasladado aún a los ahorristas.

En los bancos, no hay hasta ahora señales de goteo de depósitos, mucho menos de algo parecido a una corrida. De hecho, las últimas cifras oficiales hablan de bastante tranquilidad entre quienes han confiado sus ahorros a las entidades financieras.

En rigor, las colocaciones a plazo fijo en los bancos registraron incrementos en la primera semana de enero, cuando el conflicto institucional ya se había gestado. Según los últimos datos del BCRA al 8 de enero, los plazos fijo del sector privado en moneda nacional crecieron en la última semana $ 884 millones, al pasar de $ 63.602 millones el último día de 2009 hasta $ 64.486 millones.

En los bancos explicaron que estacionalmente enero es un mes de fuerte crecimiento. "Los portafolios de inversiones en pesos vienen creciendo fuerte desde diciembre y lo que va de enero. Por el momento, la contienda está pasando bastante desapercibida y de hecho, aunque lleva algunos días, es una noticia que para el mercado retail es reciente. Los primeros 7 días de la crisis con el campo tampoco veías reacciones", dijeron en un banco extranjero.

Sin embargo, en la mayoría de las entidades consultadas por El Cronista coincidieron en que la calma está muy atada al plazo del conflicto. "Si la noticia se perpetúa una semana más en los diarios y no se llega a ninguna solución, puede que el público empiece a reaccionar", adelantaba el gerente de depósitos de un banco líder.

Por lo pronto, se encendieron ciertas luces de alerta, aunque de baja intensidad. Ya en la segunda semana del mes, en algunas entidades el crecimiento que venían registrando los plazos fijos se desaceleró. El freno se lo atribuyen al ruido político, pero aseguran que, así y todo, no se observan cambios abruptos ni inquietud en los clientes. "En términos generales no hay ninguna señal de alarma importante. Enero habitualmente registra un crecimiento importante de depósitos. La primera semana había arrancado bien arriba, aunque no se notó el mismo aliento en la segunda. Si bien la tendencia de los plazos fijos es al crecimiento, se desaceleró algo el ritmo de suba", reconocieron en una de las entidades.

De todas formas, el principal termómetro del humor del público está quieto. Y es que las tasas de interés no sólo permanecen planchadas si no que, de hecho, tienden a la baja. El viernes la tasa Badlar–la que pagan los bancos por sus depósitos de más de $ 1 millón a 30 días– terminó por debajo del 10% que había tocado el jueves, en 9,93%. "Las tasas siguen bajando y sigue habiendo mucha liquidez. El interés para un depósito minorista promedia el 8% hace tiempo. Los depósitos vienen creciendo hace unos meses fuerte y el dólar está quieto. Creemos que las cosas seguirán así", consignaron en una de las entidades privadas más grandes del país. En esta línea, en otro banco apuntaron que "el sistema reboza liquidez. Tendría que empezar a generarse una salida de capitales para que las tasas reaccionen. Todo este conflicto tiene una lectura política, la economía por ahora sigue intacta. Esto se refleja en el mercado mayorista, que está tranquilo", agregaron.

Pero todos remarcaron que enero es un mes difícil de leer debido al movimiento "extra" por las vacaciones.

Comentá la nota