A pesar del receso, reabren las escuelas para guiar el aprendizaje en el hogar

Los docentes volverán a las aulas y los alumnos podrán retirar cartillas para estudiar en la casa. Para recuperar los días perdidos suspenden las jornadas docentes y acortan los actos escolares.
El Ministerio de Educación de la provincia comunicó ayer una serie de medidas para normalizar la situación escolar tras el receso sanitario que se extendió una semana mas, y durará hasta el 27 de julio. Entre otras decisiones, se determinó que durante los cinco días que quedan de suspensión, las escuelas deberán permanecer abiertas, y los docentes tendrán que asistir para entregar cartillas a padres y alumnos, y brindar asesoramiento sobre cómo trabajar durante el período sin asistencia escolar.

La ministra de Educación, Fernanda Gómez Macedo, explicó ayer que la extensión del receso "no significa una prolongación de las vacaciones sino una suspensión de las actividades áulicas, que va del 20 al 24 de julio, regresando a las aulas el lunes 27".

Desde la cartera educativa se instruyó al Consejo de Educación y al Spep para garantizar a partir del lunes 20 la presencia de personal directivo, docente y no docente, quienes deberán realizar guardias administrativas, técnicas y pedagógicas. La ministra explicó que esto es "a fines de evitar resentir otras actividades que también hacen al sistema y debido a la suspensión y el adelantamiento del receso queremos tratar de evitar mayores perjuicios".

Durante la semana entrante, los alumnos deberán realizar tareas especiales y tendrán a su disposición cartillas especiales que podrán retirar en las escuelas.

La presidenta del Consejo General de Educación, Marcela Menini de Barchini, explicó que "está previsto que el lunes se vaya con camionetas a las escuelas cabeceras de las zona 13, 14, 15, 16 y 17, en los departamentos Copo y Alberdi, que son la zona menos favorecida, para repartir las cartillas".

Recuperación

Las autoridades remarcaron que la suspensión comenzó cuatro días antes de que iniciaran las vacaciones, y ahora se extienden cinco días más finalizadas las mismas, por lo cual sólo se perderían nueve días.

Para recuperar esos días perdidos, el Ministerio resolvió suspender todas las jornadas docentes que estaban previstas para lo que resta de 2009, y reducir la duración de los actos escolares.

Uno de los inconvenientes de la suspensión de clases es que había quedado trunco el período de evaluación. El Consejo de Educación resolvió este inconveniente reprogramando el cronograma cuatrimestral.

La licenciada Menini de Barchini explicó que "el primer cuatrimestre tiene una modificación en su calendario, y está previsto que termine el 5 de agosto. Las actividades de cierre, entre las que se cuentan las evaluaciones, están previstas terminar en el trascurso del lunes 27 al miércoles 5".

Comentá la nota