A pesar de las promesas siguen sin agua

A comienzos de octubre de 2009 y debido a los incendios forestales, los vecinos de El Suyuque y Los Molles comenzaron a protestar por la falta de agua, debido a que las mangueras que la traía desde las vertientes se habían quemado, y luego de más de un mes de reclamos que llevaron a los vecinos a cortar la Ruta Provincial Nº 3, en los primeros días del mes de noviembre llegó una promesa por parte del gobierno, de otorgarles el material y que los vecinos pusieran la mano de obra, y así solucionar el problema. Estamos en los primeros días de 2010 y esa promesa de los funcionarios gubernamentales quedó en la nada.
En el siglo XXI, cuando el gobierno provincial muestra su agenda digital al mundo, cuando en el discurso oficial sólo hay lugar para esa famosa agenda digital, es una verdadera vergüenza que sanluiseños que viven a apenas 20 kilómetros de la ciudad capital, no tengan agua en sus domicilios.

La promesa oficial era que el Ejecutivo ponía el material y la gente del lugar la mano de obra, para llevar el vital elemento desde las sierras hasta sus domicilios, pero que con posterioridad se iba a pensar en una planta potabilizadora para la zona. Lo cierto es que a más de tres meses de comenzado el problema, todavía no llega la solución, ni siquiera la provisoria.

Comentá la nota