A pesar de la nueva Ley, los concejales de Pergamino no cobran por antigüedad.

El recorte presupuestario de este año, ha dejado al cuerpo deliberativo con escasos recursos para llegar a fin del ejercicio, de modo que es probable que hacia la culminación del período los ediles deban proveer elementos a sus despachos de sus propios bolsillos.

A raíz de la situación desatada por la aprobación de una ley que otorga antigüedad a los legisladores incluidos los concejales y que se ha descubierto que en otras localidades, algunos ediles venían cobrando el beneficio en forma no legal, es menester remarcar que en nuestra ciudad, las dietas no han sido cargadas jamás con la antigüedad de los concejales. Ni siquiera la antigüedad como edil ha sido contemplada, porque la Ley no lo permitía y ahora que lo permite, el espíritu del cuerpo local en general es no adherir a dicha normativa.

De manera que, a diferencia de distritos como La Matanza, donde hay concejales procesados por esta cuestión, cobrar ilegalmente, la antigüedad, en nuestra ciudad, no hay ediles en esta condición.

La dieta de los concejales no tiene beneficios, por ser dieta y no sueldo, sin embargo se le realizan los mismos descuentos que si fuese un salario. De este modo, de los cuatro sueldos y medio que pueden percibir, sufren fuertes descuentos.

El año pasado decidieron no incrementarse la dieta, aun cuando los empleados recibieron incrementos, y este año van a sufrir un reajuste que, con descuentos se establecerá, en mano, en unos 3.800 pesos.

Pero, por los problemas presupuestarios a los que haremos referencia, en este 2009 los concejales deberán ajustarse en los gastos de despacho, al punto de tener que gastar de su propio bolsillo en algunos casos.

 

Ley Duhalde

Por otra parte, la Ley Duhalde, que obliga a los concejos deliberantes a acordarse el 3 por ciento del presupuesto municipal de cada año, ha evitado algunos abusos que se producían en cuerpos deliberativos del Conurbano –no todos-. Pero ha constreñido en gran forma a los cuerpos del interior provincial.

Cuando gobernaba Eduardo Duhalde, mientras había concejos del interior austeros como el de Pergamino, otros de las grandes ciudades del Conurbano tenían gastos exagerados e ineficientes. El mandatario, entonces, hizo aprobar en el Parlamento bonaerense una norma estableciendo un tope a los gastos de los concejos, en un 3 por ciento. Lo hizo mirando el Conurbano, pero a los cuerpos del interior los dejó en una situación difícil con los gastos.

El Concejo Deliberante de Pergamino, no cuenta con viáticos para hacer gestiones en La Plata, cada edil lo paga de su bolsillo si tiene que viajar, ni tiene fondos para pagar asesoramiento en ningún tema.

En los grandes distritos, los abultados presupuestos permiten que, aun con el techo del 3 por ciento, puedan contar con beneficios de distinta índole que nuestro cuerpo deliberativo no tiene y no podría tener.

Más aún, los recortes presupuestarios de este año, sumados a la cantidad de bancadas -nueve bloques- que tiene el Concejo local, van a dificultar los gastos elementales del cuerpo deliberativo, contando con muy poco presupuesto de aquí a fin de año.

Comentá la nota