A pesar de la millonaria recaudación, en Tránsito escasean los recursos

Las motos tienen 13 años de antigüedad y esperan la llegada de vestimenta para los rodados destinados a la zona portuaria. Dos de las tres grúas están rotas y anhelan repararlas para el fin de semana. Las multas aumentaron, paso previo a la implementación del ‘scoring’.-
Mientras transcurren los primeros días de la puesta en marcha de la ley de tránsito provincial, el trabajo en las oficinas de la Dirección de Tránsito Municipal es arduo.

No hubo cambios sustanciales en los operativos, pero es necesario redoblar esfuerzos cuando el personal y los recursos son insuficientes. Si bien se anunciaban subas en las multas de hasta el 200%, lo cierto es que los números que se manejaban en los Juzgados de Faltas locales no varían en mucho, en relación al nuevo listado fijado por la Provincia.

Juan José Arteaga, director de Tránsito comunal, destacó la importancia del sistema de descuento de puntos o ‘scoring’, que inhabilitará a los conductores que reinciden en las infracciones. Se estima que comenzará a regir entre septiembre y octubre.

"Los operativos los realizamos de la misma manera que veníamos trabajando. No tiene ninguna implicancia ni modificación el hecho de las multas que fue publicitado por la Provincia", señaló en primera instancia. "Los Juzgados de Faltas del Municipio de General Pueyrredon estaban bastante cercanos a estos montos. En algunos casos hay un poco de diferencia pero en líneas generales, este Municipio aplicaba multas bastante elevadas en relación a otros", reparó luego.

Los montos fijados desde el Gobierno provincial implican multas de entre 960 y 3200 pesos, por ejemplo, por circular estando inhabilitado para ello, la falta de VTV, por circular teniendo suspendida la licencia, por fugar o negarse a suministrar documentación o brindar información, o por conducir en estado de ebriedad.

La cédula vencida, no siendo el titular, costará 320 pesos; la falta de casco o adelantarse por la derecha contemplan multas de entre 160 y 320. Si el conductor se niega a hacer la prueba de alcoholemia le espera una sanción de entre 1600 y 3840 peos.

"(En los Juzgados locales) había números quizás hasta más elevados, porque eran facultades de jueces", indicó Arteaga.

- ¿Cree que estas modificaciones puede cambiar el comportamiento del conductor?

- Yo creo que sí. Seguramente que va cambiar. Lo más importante de esto es la creación del RUI (Registro Único de Infractores). En los juzgados de Faltas de Mar del Plata, está a cargo de Miguel Vidal, quien lleva la base de datos de toda la provincia de Buenos Aires. Ahora, a la quita de puntos falta adherir la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que prontamente lo va a hacer. A partir de ese momento ya se va a empezar a trabajar sobre el ‘scoring’, que es la quita de punto de acuerdo a las infracciones.

Comentá la nota