A pesar de las lluvias, no levantarán la emergencia hídrica

Si bien los diques elevaron su caudal por las precipitaciones que cayeron durante los últimos días, la medida regirá por 60 más.

En contra de lo que el sentido común indica, las precipitaciones que cayeron durante la última semana (incluidas las de hoy), no serán suficientes para dejar sin efecto la emergencia hídrica que rige en la provincia desde hace poco más de un mes, según lo indicó el titular de San Luis Agua, Daniel Woscoboinik.

"La decisión de mantener la medida es para recuperar las reservas, lo que no quiere decir que cambiemos la mentalidad con respecto al cuidado del agua", explicó el funcionario en referencia a la decisión del gobierno provincial de continuar con la restricción del elemento liquido sólo para el consumo humano, que fue decretado el 9 de noviembre por el término de noventa días.

Woscoboinik dijo que la emergencia hídrica está controlada, ya que las lluvias contribuyeron a recuperar el nivel de los diques: "las cotas están mejorando y en el caso del Dique Luján, es el único que comenzó a rebalzar su capacidad máxima y es el que mejor se ha recuperado". Agregó que el resto de las presas siguen el mismo camino de renovación y que para el 2010 preverán algunas medidas importantes para contrarestar las sequías que se producirán en ese año y que podrían prolongarse durante nueve meses.

Las lluvias acaecidas hoy, trajeron un nuevo alivio para el suelo afectado por las sequías y además, predispusieron el aumento de las cotas de los diques. Según datos proporcionados por la Red de Estaciones Meteorológicas (REM), de la Universidad de La Punta, en la Capital llovió 30 milímetros, mientras que el martes el llegó a un pico de 15 milímetros.

En cuanto a los pronósticos el jefe del programa San Luis Solidario, Omar Terc, dijo que en el periodo estival las lluvias serán una constante: "Hay un 99% de posibilidades de que se presente el fenómeno llamado `Niño´ hasta marzo y que hará que llueva con más frecuencia durante el periodo estival". Informó que debido a ello, están realizando trabajos en las zonas de píe de montaña en las que el fuego arrazó con la vegetación, ya que de producirse grandes precipitaciones, existe el riesgo de aludes o desmoronamientos.

Comentá la nota