A pesar de la ley, no hubo límites a la nocturnidad

A pesar de la ley, no hubo límites a la nocturnidad
La mayoría de los boliches siguió vendiendo energizantes y cerró después de las 5.30
LA PLATA.- El apuro del gobierno bonaerense por aplicar este fin de semana las leyes de nocturnidad quedó trunco.

Pese a los anuncios y advertencias oficiales, la amplia mayoría de los boliches desconoció los límites impuestos por la flamante norma: esto es, no cerraron a las 5.30 ni dejaron de vender alcohol desde una hora antes, ni energizantes, ni vedaron el ingreso a las discos después de las 2.

Los dueños de los comercios justificaron ese incumplimiento en que el gobierno no llegó a publicar la promulgación de la ley en el Boletín Oficial (lo hizo en su versión online ) y recordaron que tienen pedida una reunión con Daniel Scioli para esta semana, pues entienden que las imposiciones de la nueva ley terminarán destruyendo miles de puestos de trabajo.

LA NACION realizó una extensa recorrida por boliches de La Plata, Mar del Plata y del conurbano bonaerense.

Pasadas las 2 de ayer, por ejemplo, la entrada en uno de los boliches más conocidos de Quilmes, El Bosque, era una pasarela de jóvenes que llegaban junto a amigos a pasar una velada divertida. Junto a la puerta, una empleada ofrecía a los concurrentes una planilla. El objetivo: juntar firmas para reclamar al gobierno provincial que no acote los horarios de ingreso y de egreso de la disco. Límites que, según ellos, comenzarían a regir la próxima semana.

Aunque la ley entró en vigor anteayer, desde uno de los altoparlantes de la disco una voz anunciaba que sólo desde el próximo viernes no se podrá entrar pasadas las 2.

El jueves pasado, voceros de la gobernación bonaerense habían advertido que, aunque resta esperar la reglamentación de la ley, ésta entraba en vigencia "absolutamente" al día siguiente y que, por ende, los comercios debían cumplirla.

Fuentes del Ministerio de Desarrollo Social bonaerense indicaron ayer a LA NACION que los operativos de control que se realizaron durante la madrugada fueron los mismos que venían haciéndose desde agosto pasado: alcoholemia a los conductores y habilitaciones municipales.

Ese estado de confusión se registró entre los mismos chicos que acudieron ayer a bailar. Muy pocos estaban al tanto de que la ley tenía vigencia desde ayer.

Por eso, casi no hubo una emigración masiva hacia boliches de la Capital en busca de continuar una diversión que en la provincia ya tenían garantizada.

El apoderado de la Asociación de Empresarios de Confiterías Bailables, Aníbal Mathis, dijo a LA NACION que anteanoche "hubo mucha confusión" aunque afirmó que la mayoría de los locales bailables decidió poner en práctica la medida.

"Pese a que hay que esperar diez días, desde la publicación en el Boletín Oficial para que rija la ley, algunos gerentes trataron de adaptarla", fue la lectura que hizo Mathis de la veloz promulgación.

Según los comentarios que recabó el abogado de la Asociación, el mayor problema surgió cuando los locales cortaban la taquilla a las 2 de la mañana. "Se produjeron casos de violencia en los que algunos chicos reclamaban entrar porque adentro había amigos", dijo, y agregó que "se notó una merma del 30 por ciento en la asistencia".

Comentá la nota