A pesar de las elecciones, el gasto se desacelera

En tiempos electorales, las cuentas públicas marchan esta vez a contramano de lo habitual. Si bien el ahorro fiscal se achica, no lo hace como consecuencia del aumento del gasto, sino como reflejo de la caída de los ingresos.
La crisis mundial y la menor actividad económica a nivel local agujerean los ingresos del fisco. Según las estimaciones de la consultora Ecolatina, la recaudación crecerá 13% este año, contra 34,8% de suba de 2008.

En ese contexto, el gasto público sigue aumentando, pero a diferencia de lo que ocurría otros años, se desacelera en los meses previos a las elecciones. "Los gastos primarios continúan creciendo, aunque en abril se percibe cierta desaceleración, ya que la tasa interanual es del 24% frente al 28% de los tres primeros meses del año", consigna la Asociación Argentina de Presupuesto (ASAP).

La desaceleración del gasto puede verse en la subejecución de las partidas. Un ejemplo de esto son los subsidios. Ecolatina calcula que en la primera parte del año se ejecutó el 14% de lo pautado, contra un nivel de cumplimiento del 28% en el mismo período del año anterior.

Siguiendo ese razonamiento, la consultora ve como "poco probable" que se complete el Plan de Obras anunciado en diciembre para paliar la crisis.

Otra forma de pisar los gastos es retrasar los reintegros y las devoluciones de IVA a los exportadores, con el argumento de controlar más exhaustivamente la transparencia de las operaciones. La Cámara Argentina de Exportadores le pone números a esa práctica. "La deuda acumulada por reintegros a abril del corriente año es de 1.000 millones".

A pesar de que aumenta el control sobre los gastos, para mantener la maquinaria electoral en movimiento hay partidas menores que se expanden a tasas altas. La implementación del Fondo Solidario formado por un tercio de las retenciones a la soja hizo que las transferencias de capital a las provincias aumentaran 881 millones de pesos respecto de lo gastado en abril de 2008, una suba del 135%.

Además de la desaceleración en sí, del lado de la recaudación aparecen otros nubarrones. Con la crisis, las retenciones cayeron 11% en lo que va del año y de ese modo bajaron su participación en la recaudación. Y ese lugar pasó a ser ocupado por las Contribuciones a las Seguridad Social, engordadas por la estatización de las AFJP, que proporciona alrededor de 1.000 millones de pesos mensuales.

Un dato preocupante que menciona el informe del IERAL, de la Fundación Mediterránea, es que los ingresos de la Seguridad Social aumentaron en mayo 43,9% respecto a igual mes del año anterior, siendo que venían creciendo entre 50% y 70%.

Comentá la nota