A pesar del déficit, Jure definió no subir los impuestos en 2010

Por la inflación y la pérdida de ingresos, se analizó retocar otra vez las tasas. Pero el intendente decidió que no habrá cambios y que se aplicará un nuevo ajuste. Sólo seguirán los proyectos más importantes
El gobierno de Juan Jure estaba en una encrucijada para el 2010. ¿Debía subir los impuestos para equilibrar las cuentas o evitar darle vida nuevamente a la polémica que se generó a principios de año cuando los incrementos de hasta el 300 por ciento en el Inmobiliario le provocaron un fuerte daño político? La Secretaría de Economía reclamaba un retoque, aunque fuera menor, de las tasas. Sin embargo, en una reunión de gabinete que se hizo en las últimas horas, el intendente y su equipo más estrecho de colaboradores definieron que no habrá ningún tipo de aumento impositivo y que harán un proyecto de presupuesto con un fuerte recorte.

"No habrá aumentos de tasas. Es una decisión tomada y tajante. En cambio, vamos a entrar en la segunda etapa del ajuste de gastos que iniciamos este año. Habrá cambios operativos en el gobierno y reorganización de áreas para hacer más eficiente el gasto", manifestó una alta fuente del gobierno.

Por ejemplo, se fusionarán algunas dependencias que actualmente tienen superposición de funciones dentro del gobierno.

Las posibilidades

En el gobierno había dos ideas rondando con respecto a los impuestos. Una, era la posibilidad de habilitar el 20 por ciento que quedó pendiente del impuestazo de principios de año, que no pudo aplicarse por el fuerte rechazo social que generó. La segunda alternativa pasaba por elevar todas las alícuotas en un 10 por ciento, una cifra que está por debajo de la inflación.

Sin embargo, el intendente decidió desactivar las dos opciones.

En cambio, apostará a un presupuesto sumamente ajustado, según señalaron en el gabinete. La definición política es que el año próximo, a pesar de la inflación, el Municipio gastará la misma cifra nominal que terminará insumiendo este año. Es decir, si 2009 finaliza con un gasto total de 190 millones de pesos, el monto de 2010 no deberá superar ese límite. Si esa meta se logra, entonces, el gobierno va a conseguir un ahorro real equivalente al índice de inflación del año próximo.

Para lograrlo, el intendente ya les pidió a los secretarios y subsecretarías que hagan una readecuación interna de sus áreas y programas. "No tenemos que poner en marcha una cantidad exagerada de proyectos en marcha. Cada uno va a tener que centrarse en las tres o cuatro iniciativas centrales que, además, van a ser definidas directamente por el intendente", manifestaron en el gabinete.

¿Con qué fondos afrontará entonces el gobierno los proyectos de obra que ha puesto en marcha en los últimos meses y los que ha proyectado para el 2010? La única esperanza del Municipio es que sigan llegando recursos desde la Nación, como por ejemplo, el fondo de la soja que en los próximos meses se usará para hacer otras tres cuadras de la remodelación del microcentro y para construir el aliviador cloacal de la calle 25 de mayo.

Más allá de que no habrá aumentos de impuestos y de las obras en marcha, el gobierno de Jure tendrá un desafío central para el 2010: terminar con el déficit estructural que ya se ha instalado durante más de un año y que no ha sido erradicado.

¿Bono?

Este viernes, los gabinetes de Río Cuarto, Córdoba y Villa María se reunirán en la Municipalidad para buscar alternativas conjuntas de financiamiento. Entre las posibilidades que se analizan está la emisión de un bono de deuda para realizar obra pública. Los municipios buscarán contactos con la Bolsa de Comercio para colocar ese título.

Comentá la nota