A pesar de los datos oficiales, el Gobierno asegura que "comenzó a recuperarse el empleo"

"Esto es el piso posible que ha alcanzado en nuestro país", señaló Tomada, en un intento de quitar dramatismo a la tasa de desocupación que, según el Indec, aumentó a un 9,1%; Boudou estimó que en el primer semestre de 2010, caerá debajo del 8%
El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, aseguró hoy que en el pasado mes de octubre "ha empezado a recuperarse el empleo registrado", en un intento por quitar dramatismo al aumento de la tasa de desocupación, que según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) trepó en el tercer trimestre del año a 9,1 por ciento.

El funcionario nacional afirmó: "Creemos que, afortunadamente, esto es el piso posible que ha alcanzado en nuestro país este deterioro en el nivel de empleo. Lo decimos ya en septiembre, que es la última medición de Indec, pero más fuertemente en octubre, ha empezado a recuperarse el empleo registrado".

Por otra parte, el ministro de Economía, Amado Boudou, estimó que en el primer semestre de 2010, la Argentina volverá "a tener menos de 8 por ciento de desempleo en el país". El jefe de la cartera económica basó su pronóstico en "la tendencia de recuperación de la economía que se está observando".

Tomada dijo que la cifra publicada ayer "está representando lo que veníamos diciendo: que el impacto de la crisis económica internacional, que en el mundo ya es largamente una crisis de empleo, muestra sus resultados en la Argentina", dijo a las radios Milenium, La Red y Continental.

Cuando se le preguntó a Tomada si el proceso de recuperación del empleo va a ser corto, contestó: "Sí, sí. En estos temas me cuesta y trato de no ser tan asertivo, porque estamos hablando de gente, de ciudadanos y ciudadanas que hoy no tienen empleo, pero está muy claro que el modelo de crecimiento económico se ha puesto en marcha en mayo de 2003 está muy centrado en la generación de empleo".

"En la generación de puestos de trabajo, la respuesta y la reacción es inmediata. Lo digo con la convicción no de los resultados que ya hemos alcanzado y que demuestran claramente cómo bajamos fuertemente la desocupación a un tercio de la que había en el momento en que asumimos", prosiguió.

Boudou reivindicó la "importancia de las políticas contracíclicas encaradas por el Estado, junto al sector privado, para contrarrestar los efectos de la crisis internacional en el ámbito local".

Además, ante empresarios reunidos por la Convención anual de la Cámara Argentina de la Construcción, que sesiona en el Hotel Sheraton, el ministro destacó: "Seguiremos trabajando para retornar a los mercados de capitales internacionales y acumulando reservas en el Banco Central", y aseguró que "no va a haber cambios bruscos en el tipo de cambio", y que se seguirá "cuidando el superávit fiscal".

Datos cuestionados. Ayer, el Indec informó que la tasa de desocupación ascendió en el tercer trimestre a 9,1 por ciento, lo que representa un avance de 1,3 puntos con relación al mismo período del año pasado, que había sido de 7,8 por ciento.

Si se compara con el segundo trimestre la suba es de 0,3 puntos, dado que entre abril y junio la tasa de desempleo había sido de 8,8 por ciento, y respecto del primer trimestre, la suba de la desocupación fue de 0,7 puntos.

"Ahora mismo, con la recuperación del nivel de actividad de varios sectores industriales y la recuperación de la construcción, los datos del mes de octubre, que tienen que ver con la creación de empleo registrado, lo más complejo, ya nos está dando crecimiento del empleo.

Está muy pegada la recuperación de la actividad con la recuperación del nivel de empleo", aseveró. Para el ministro, "el empleo es el mecanismo fundamental de inserción laboral, y el dato más objetivo de salida de gente de la pobreza".

Por otra parte, cuando se le hizo referencia a que parte de la Iglesia reclama que la asignación por hijo se cristalice a través del Congreso, Tomada sostuvo que "no alcanzo a comprender cuál es el objetivo de este sector que plantea la necesidad de que esto sea por ley".

"Tampoco veo ningún inconveniente, pero lo importante es cómo se está dando el proceso de incorporación a la asignación universal, que en 30 días hayamos podido no solamente pagar a 2,7 millones, sino que un millón y medio de niños estén en condiciones de recibir este beneficio al que no hubieran podido acceder", precisó.

El funcionario celebró "que esto lo vayamos haciendo en forma acumulativa, que sea un derecho al que van ingresando todos los niños y niñas que están comprendidos".

"Ocupémonos de que ingresen. Largamente deberíamos estar preocupados por trabajar y ayudar a incorporar esto y no buscar todos los días elementos que intenten horadar, dañar una de las políticas más inclusivas que ha puesto en marcha la Argentina en los últimos cincuenta años", añadió.

Según el ministro, "es notable la vocación que hay por buscarle elementos negativos, complejizar, instalar puntos de debate, cuando lo que hay que hacer, y lo que estamos haciendo, es seguir incluyendo".

Comentá la nota