A pesar de la crisis, sigue siendo caro alquilar un local comercial

Aunque hasta las grandes marcas solicitan renegociar los contratos para poder amortiguar la fuerte caída de las ventas, los propietarios mantienen las mismas exigencias
A pesar de la crisis, los alquileres de locales comerciales continúan manteniendo los mismos precios que a principios de año. Si bien fuentes del sector señalaron que hay algunas cadenas –especialmente de bancos y farmacias– que ya salieron a buscar a los propietarios para sentarse a renegociar sus contratos, ninguna encontró todavía respuestas favorables.

Ocurre que el mercado de los alquileres de locales comerciales suele reaccionar muy lentamente a los cambios económicos. Por eso, los especialistas aseguran que las reducciones en los precios se verán recién a partir del año que viene.

“Mientras no se empiecen a ver locales vacíos, no habrá voluntad de parte de los propietarios de acceder a pedidos de renegociación de contratos o reducción de alquileres. Hay algunas empresas que están con esa iniciativa, pero no lo hacen agresivamente. Los propietarios saben que cerrar un punto de venta para una cadena es una decisión estratégica muy importante”, señala Alejandro Reyser, director brokerage de la consultora internacional Cushman & Wakefield.

Por su parte, Marcelo Zuliani, director Comercial de Colliers International, asegura que “al mercado le cuesta transparentar la situación de crisis que hay en este momento. Por ahora, más allá de casos aislados, no hay una cuestión generalizada de baja de precios o renegociación, mucho menos en los corredores comerciales más importantes. Recién en marzo, luego de las vacaciones, el mercado va a estar más sensible”.

Por los mismos motivos Reyser considera que “a mediados de 2009, recién vamos a empezar a ver un poco mas de vacancia (locales vacíos) en las principales zonas comerciales. Cuando existe esa vacancia, está la posibilidad del cliente de de decir ‘me voy a la cuadra siguiente’”.

Sin embargo, en el sector ya se pueden percibir algunos rebotes de la crisis económica como, por ejemplo, los clientes que estaban haciendo búsquedas y decidieron suspenderlas.

“Algunos, ahora, están volviendo con un requerimiento menor que el que habían consultado en su momento”, agrega Zuliani. Además, en el caso de los nuevos contratos se está ampliando la brecha de negociación entre el precio que pide el propietario y lo que termina pagando el cliente.

“En el caso de los contratos que se van venciendo, los propietarios generan una prórroga de hecho de unos tres meses. Si se trata de buenos inquilinos, tratan de conservarlos. Pero esto aún no sucede en las arterias principales”, dice Vicente Lourenzo, de la CAME.

Según un informe de la consultora Reporte Inmobiliario, los principales corredores comerciales aún no muestran locales desocupados. Pero ese fenómeno sí se nota en los circuitos y calles comerciales secundarias.

“Esto se combina incluso con rotación de inquilinos que no llegan a completar siquiera el contrato de alquiler y que cierran en virtud de su menor giro de negocios”, señala el informe.

En Buenos Aires, el alquiler de un local comercial en algunas de las calles principales cuesta, en promedio, entre u$s 33 y u$s 115 mensuales el metro cuadrado. La zona más cara es la peatonal Florida (con un promedio de u$s 115 el metro cuadrado), seguida por la avenida Santa Fe (u$s 75 el metro cuadrado) y la avenida Cabildo (u$s 70 el metro cuadrado). Otras arterias bien cotizadas son la avenida Alvear y la avenida Rivadavia, en la esquina con Carabobo.

En el caso del polarizado mercado de los centros comerciales –liderados por Irsa y Cencosud– la situación es diferente y la reducción de alquileres podría acelerarse. “En los shoppings se va a ver primero una negociación. Van a tener un año durísimo, de sentarse a renegociar los contratos porque ahí, los clientes, también pagan un porcentaje sobre las ventas que, por la crisis, va a bajar sustancialmente”, advierte Reyser.

Comentá la nota