A pesar de la crisis los restaurantes trabajarán a pleno en Nochebuena

Es cierto que otros años el día antes de Nochebuena no quedaba una mesa libre para reservar en los restaurantes, pero igual para estas fiestas confían en que a las 12 los locales estarán llenos.
Los más tradicionales de Rosario ya no tienen lugar o les quedan algunos pocos, mientras la mayoría de los restaurantes rondaba ayer entre el 70 y el 80 por ciento de ocupación. Para cenar afuera esperando a Papá Noel habrá que disponer de entre 42 pesos (sin bebidas) y 200, pero los que prefieren que los sirvan creen que no tiene precio poder comer bien y sin trabajar, ni antes ni después de la medianoche.

En los restaurantes a los que consultó La Capital no hay unanimidad sobre qué tipo de clientes son mayoría en Nochebuena. Mientras algunos dicen que hay "todo tipo de público, incluidos muchos jóvenes", en otros piensan que la opción de comer afuera en las fiestas se da más entre "gente mayor", que "ya se pasó la vida trabajando".

Sea como sea, los que se inclinan por este tipo de festejos tienen mucho para elegir. Por precio, por menú y hasta por animación (espectáculos o simplemente música ambiente).

De barrio y gourmets. Las opciones incluyen los comedores de barrio, que ofrecen menúes suculentos y platos que cualquiera conoce (y en general disfruta), como asado, empanadas, milanesas y ensaladas.

Pero también están los que ofertan delicatessen, con nombres en su mayoría de origen francés. Y, por supuesto, también hay restaurantes aggiornados, que a la tradicional ensalada de lechuga la presentan como "hojas verdes emulsionadas" y a las papas hervidas trozadas las llaman "rústicas", en un esfuerzo por adaptarse a las tendencias gourmet.

Lo cierto es que, para las fiestas, todos tratan de dar un toque elegante a la comida, tanto en lo que hace al menú como a su presentación.

En términos monetarios hay que pensar en pagar al menos 40 pesos sin contar la bebida. El espectro sube hasta 200, pero con todo incluido y una variada gama de opción.

La carta. Aquí van algunos ejemplos. En el hotel cinco estrellas Ros Tower la cena es buffet, con una larga lista de exquisitos platos fríos y calientes, postre, bebidas y mesa navideña. Pese a que la tarjeta adulta vale 200 pesos, el salón de la planta baja ya está lleno.

En el Luxury, del Plaza Real, sólo "queda algún lugar" entre los cien reservados por 110 pesos para adultos y 60 para menores, con todo incluido.

En las parrillas más tradicionales (como La Estancia, El Establo, Don Ferro, La Huella), quedan pocas mesas. Los precios van de 110 pesos (60 para menores) con todo incluido a 70 sin la bebida pero con mesa dulce. Las reservas oscilan entre el 70 y el 90 por ciento de las mesas.

En Petra y Las Tinajas el menú cuesta 60 pesos, "con más de 200 platos" libres, postre, show y brindis, bebidas aparte.

La Amarra, El Nuevo Dory, El Lugar Griego, suman sus opciones entre 60 y 80 pesos, con índices de ocupación de las mesas que van del 60 al 70 por ciento. La Pérgola, a 65 pesos el cubierto, ya no tiene lugar.

En general los comerciantes confían en que trabajarán a pleno, o casi. Eso sí, con reservas que tardaron mucho más, "porque otros años, a esta altura, ni por casualidad quedaba un solo lugar".

El clima

Salvo sorpresas, todos los sitios de pronósticos vaticinan una Nochebuena y Navidad con buen tiempo para la ciudad. Por eso mejor pensar en armar la mesa al aire libre porque, además, las temperaturas serán bravas: el Servicio Meteorológico anuncia 38 grados para mañana y 37 para pasado.

Comentá la nota