A pesar de la crisis, los bonos están de vuelta

El BofA repartirá u$s 4 mil millones entre sus ejecutivos, y la aseguradora, unos 100 millones. La Casa Blanca lo consideró "escandaloso", más aún por ser dos firmadas rescatadas.
Bank of America, uno de los tres principales bancos de Estados Unidos que fue rescatado por el gobierno, pagará bonus a sus banqueros por 4 mil millones de dólares y le aumentará el sueldo a su CEO. La entidad financiera destinará el 19% de sus ingresos de la unidad de mercado de capitales para premiar a sus banqueros y operadores. Cada beneficiado recibirá entre 300 y 500 mil dólares. El banco devolvió en diciembre los 45 mil millones que el Estado le había prestado para salvarlo de la crisis. La aseguradora American International Group (AIG), que es en un 80% estatal, también repartirá entre sus ejecutivos del departamento financiero unos 100 millones de dólares. El rechazo desde la Casa Blanca fue inmediato. Más aún porque quiere regular este tipo de excesos del mundo financiero que provocaron la crisis pasada.

"Obviamente el presidente está frustrado y enojado porque Wall Street continúa teniendo la impresión de que las remuneraciones excesivas deben recompensar las tomas de riesgos excesivos que hemos visto estos dos últimos años, cosas que nos llevaron al borde del abismo", dijo el portavoz de la Casa Blanca, Bill Burton. Kenneth Feinberg, el llamado "zar" de los bonus –un cargo creado por Obama con la función específica de controlar las bonificaciones de los banqueros–, admitió que las cifras que se manejan para AIG son "escandalosas", pero argumentó que poco podía hacer el gobierno.

El gobierno de EE.UU. impidió que los bancos salvados paguen primas a menos que hayan devuelto por completo la ayuda. En Inglaterra las autoridades prohibieron estos pagos. Pero, a más de un año de la debacle, muchas de las entidades rescatadas ya muestran signos de recuperación y vuelven a recompensar a sus directivos.

El Bank of America devolvió el dinero oficial y eso lo habilitó a volver a premiar a sus ejecutivos. Según fuentes del mercado financiero citadas por el The Wall Street Journal, la intención del banco es retener a los empleados que fueron incorporados cuando la entidad absorbió al caído Merrill Lynch. En 2008 la entidad ahora desaparecida distribuyó entre sus ejecutivos 3.600 millones.

En 2009 la unidad de productos financieros del Bank of America facturó 23 mil millones de dólares y las autoridades decidieron destinar el 19% a recompensar a los operadores. Según detalló el matutino, el 25% de bonos extra se pagará en efectivo y el resto se entregará en pagos diferidos de acciones restringidas o efectivo pagado dentro de un año y medio y tres años, atados al precio de las acciones del banco. Las autoridades del banco anunciaron también que el presidente ejecutivo, Brian Moynihan, recibió un aumento de sueldo y ganará un salario básico de 950.000 dólares anuales a partir de enero.

AIG repartirá 100 millones de dólares, 20 millones menos de lo que había proyectado. La firma argumenta que debe cumplir con acuerdos salariales firmados con anterioridad y así retener empleados. La aseguradora recibió la mayor suma de fondos públicos: 182.000 millones de dólares, de los que debe 124.000 millones. La oposición aprovechó para pegar duro. "A la administración Obama le tomaron el pelo", comentó el senador Charles Grassley, el republicano de mayor rango en el Comité de Finanzas del Senado.

Comentá la nota