A pesar del aumento los taxistas se quejan.

La de los taxis en Santa Rosa es una vieja discusión. Mientras la población no parece totalmente de acuerdo con la prestación, los propietarios dicen que tienen una baja rentabilidad.
Aunque la municipalidad decidió llevar de 2,30 a 3 pesos la bajada de bandera, y de 13 a 17 centavos el recorrido cada 90 metros, los taxis no se mostraron para nada conformes. “Quieren hacer política con nosotros”, disparó Ernesto Forastiero, vicepresidente de la Cámara que los nuclea, quien por otra parte señaló que “desde el año ’92 no nos actualizan las tarifas”.

El propietario de una unidad indicó que “con lo que han fijado vamos a andar ahí. En la municipalidad saben muy bien que el cuadro de rentabilidad que presentamos muestra que tenemos pérdidas, e incluso a la misma conclusión llegó un trabajo que hicieron ellos donde apenas tuvieron una diferencia de 100 pesos con respecto a nuestros números”.

Con aquella frase de “quieren hacer política con nosotros”, el dirigente quiso marcar la diferencia con otras tarifas que fueron actualizadas últimamente, como la de los micros y también el agua. “En ese caso no tuvieron ningún problema en aceptar lo que se les pedía. Por eso pedimos que nos controlen, pero que nos fijen una tarifa acorde... permanentemente nos controlan, y está bien que lo hagan, pero que entiendan que esos números no cierran para nada. Ellos saben cuántos viajes hacemos, cuántos kilómetros recorremos y qué costos fijos tenemos, así que debieran ser considerados”.

Forastiero precisó que “Plaza (servicio de micros) no presentó en la audiencia pública el cuadro de rentabilidad, “pero le dieron el aumento al toque”, a la vez que agregó que eso “aún cuando tienen dos subsidios, uno acá y otro nacional”, precisó.

El servicio regulado es mejor.

El dirigente no se mostró preocupado con que una ordenanza que se sancionará próximamente dejará sin efecto el enganche que los taxistas santarroseños tienen con los de Capital Federal. “Simplemente que tengan en cuenta nuestra realidad”, pidió. En Buenos Aires la bajada de bandera es de $ 3,80 y la bajada de bandera de 19 centavos.

Cuando se le apuntó que hay gente que dice que hay que desregular las licencias de los taxis expresó que eso “no es bueno para los usuarios. Donde está regulado es donde mejor funciona el servicio, como sucede en Bahía Blanca, Capital Federal y nosotros... donde es al revés como en San Luis, Santiago del Estero, Entre Ríos, Santa Fe y Rosario es un verdadero desastre”, analizó.

En otro pasaje sostuvo que “está bien que la licencia de taxis sea hereditaria. Mi familia, como la de todos los taxistas, vive del taxi... cuando alguien tiene un kiosco y fallece el titular la municipalidad no se queda con él, sino su familia, aquí es los mismo”, pretendió graficar.

No dejó de quejarse porque la municipalidad capitalina no tomó antes la determinación de aumentar las tarifas “porque nos hicieron perder el período de las fiestas, donde todo se mueve un poco más. Enero y febrero son meses muertos para nosotros”.

Comentá la nota