A pesar del acuerdo, sigue sin activarse el comercio de trigo

A pesar del acuerdo, sigue sin activarse el comercio de trigo
El intendente de Tres Arroyos se lo hizo saber, por carta, al ministro bonaerense del área
Hasta el momento, nada parece bajar la tensión que genera la comercialización del trigo o, mejor dicho, la falta de comercialización del cereal, a pesar de la firma de un acuerdo entre la molinería, los productores, los exportadores y el ministro de Asuntos Agrarios de la provincia de Buenos Aires, Ariel Franetovich, con el aval del jefe de la cartera nacional, Julián Domínguez.

Lo que la Mesa Provincial Triguera bonaerense firmó el 13 de enero pasado era un compromiso de compra de 1,5 millones de toneladas por parte de las fábricas y de 250.000 toneladas por parte de los exportadores, a precio lleno (valor internacional, descontados los gastos de comercialización y las retenciones). Pero, pasado el plazo pautado de diez días, no se concretaron operaciones, lo cual no sólo genera inquietud entre los productores sino ya malestar. Por esa razón, el lunes pasado, el intendente de Tres Arroyos, Carlos Alberto Sánchez, que participó en la firma del acuerdo, envió una carta al ministro Franetovich para hacerle saber, de un modo formal, que seguían sin generarse compras de trigo.

El funcionario provincial pensó, entonces, en viajar a esa localidad para intentar poner paños fríos a la situación y dar su versión del por qué de la demora, pero desde las entidades gremiales del agro pusieron tal oposición que Franetovich volvió atrás con la decisión de acercarse. "Si no viene con hechos concretos...", habían dicho los productores locales, que necesitan con urgencia hacerse de dinero. Cabe apuntar que la economía del sudeste bonaerense está fuertemente ligada a la siembra de trigo y que, si el producto no se vende, el resto del comercio local lo siente. Por eso desde las bases de la cadena triguera reclaman la apertura de la exportación para que se reanime el mercado, a lo que se niega el Gobierno por la falta de certeza del volumen de producción local y su prioridad de asegurar la cobertura de la demanda interna. "Acá hay muy pocas hectáreas de soja, con rindes de regulares a malos", explicó el intendente, y agregó que las opciones al trigo eran la cebada y la avena.

"Me preocupa que esta situación continúe, porque en marzo o abril el productor analiza si vuelve a sembrar, y es posible que se siga reduciendo el área de trigo y, como consecuencia, la producción. Entonces realmente faltará el cereal", explicó Sánchez.

En su opinión, la raíz del conflicto es, en realidad, la falta de credibilidad entre la cadena de producción y comercialización y el Gobierno, pues de un lado "se esconde mercadería, no se dice la verdad, por falta de confianza"; y, del otro, se generan medidas que no se ajustan a las necesidades reales. Se refiere a la reciente oferta de créditos del Banco Nación para encarar la siguiente campaña, cuando, en verdad, lo que quieren los productores no es pedir dinero sino obtenerlo de la venta de su cosecha.

"Estilo mafioso"

Lo que hace ruido en esta infructuosa comunicación de las partes es el pedido de un listado de productores en condiciones de vender trigo, en el que conste, además, la cantidad de la que dispone cada uno de ellos. Según Sánchez, sólo unos pocos ofrecieron esa información en Tres Arroyos. Los hace dudar el fantasma del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, que sigue de cerca el tema.

A propósito de esto, la Federación Agraria Argentina (FAA) difundió ayer un comunicado en el que señala: "No consideramos necesaria la conformación de ninguna nómina especial para la comercialización del trigo, ya que toda la información que requiere el Estado está a su disposición en las bases de trabajo de la Oncca y la AFIP". La Confederación de Productores de Buenos Aires y La Pampa (Carbap) también rechazó la idea de las listas, pues "condicionarán el futuro de esos productores con la devolución de favores al mejor estilo mafioso", dijeron en alusión al estilo de Moreno.

Más claro aún resultó otro parte de prensa difundido el viernes pasado por FAA: "Los productores tenemos muchas razones para desconfiar de este gobierno. Hubo muchos anuncios incumplidos. Las autoridades nacionales tienen en sus manos la posibilidad de promover el desarrollo de los pequeños y medianos productores".

Comentá la nota