Perú rechaza las críticas de Evo por el asilo de tres ex ministros

El asilo otorgado por Perú a un ex ministro boliviano acusado de delitos de lesa humanidad por la muerte de 60 civiles en una rebelión popular en octubre de 2003 hizo escalar la tensión entre ambos países. El presidente Evo Morales afirmó ayer que la decisión de Lima constituye "una abierta provocación" a Bolivia. Y el gobierno peruano respondió que no se dejará presionar.
"Lo que está haciendo el presidente Alan García es muy grave" porque "no reconoce normas internacionales sobre asilo y refugio (...), no respeta al pueblo boliviano, especialmente, a las víctimas de un delito de lesa humanidad y, lo que más me preocupa, no está respetando sus normas" internas, dijo Morales a la prensa.

Se trata de una "abierta provocación al pueblo boliviano, abierta provocación al gobierno nacional", y Lima debería revisar su medida y "expulsar a estos delincuentes que se escapan a Perú", señaló en referencia a este ex ministro y a otros dos que gestionan refugio.

Morales llamó también al líder peruano, "que deje de proteger a delincuentes, que deje de ser como el (ex) presidente (de EE.UU., George) Bush; que respete las normas y fundamentalmente los derechos humanos".

Sus palabras generaron malestar en Lima. El vicepresidente peruano, Luis Giampietri, respondió a las críticas de Morales. "Nadie puede decirle a ningún país del mundo a quién debe o a quién no debe asilar. Es una interferencia inaceptable en la política interna de un país", declaró.

El presidente boliviano no ocultó su enojo con su par peruano, a quien se refirió con adjetivos como "chabacano", lo que indignó a muchos sectores en Perú. Ayer los diarios peruanos criticaban los "insultos" de Morales hacia García.

El nuevo incidente nace por la decisión de Lima de dar asilo a Jorge Torres Obleas, ex ministro del ex presidente liberal Gonzalo Sánchez de Lozada, quien dimitió en octubre de 2003 por la presión de una rebelión popular, que dejó al menos 60 civiles muertos y cientos de heridos.

Sánchez de Lozada fue acusado ante la Corte Suprema de Justicia por los delitos de "masacre sangrienta" y peculado, junto a once de sus ex ministros, entre ellos el socialdemócrata Torres Obleas.

La Cancillería peruana señaló que además estudia dar asilo a los ex bolivianos ministros Mirtha Quevedo y Javier Torres Gotilla, que están en la misma situación. Los imputados deberían comparecer ante la Corte Suprema de Justicia, a partir de mañana en la ciudad boliviana de Sucre.

A su vez, el canciller peruano, José Antonio García Belaunde, dijo que su gobierno no se dejará presionar por Bolivia: "Se extralimita el presidente Evo Morales al tratar de decirle al Perú cómo debe actuar. El Perú actúa de acuerdo a su conciencia, a su tradición histórica y a lo que dictan las leyes".

Comentá la nota