Perspectivas económicas de Brasil complican a Córdoba este año

Perspectivas económicas de Brasil complican a Córdoba este año
Lula admitió que se vienen meses “preocupantes” y los bancos revisaron a la baja del crecimiento del PIB. Impactará en las exportaciones industriales cordobesas.

El presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva admitió que este primer trimestre será \\\"preocupante\\\", aunque subrayó que su gobierno está preparado para inyectar más recursos en la economía y combatir los efectos de la crisis global. El panorama que trazó tiene impacto directo en la economía cordobesa, altamente dependiente de la demanda industrial brasileña.

Lula, quien regresó este lunes de vacaciones, se comprometió a seguir fogueando la inversión pública y privada para sostener la creación de empleos, la distribución de los ingresos y el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB).

El estatal BNDES, el mayor banco de fomento de América latina, prevé un desembolso récord de 47 mil millones de dólares este año.

Para este año la perspectiva de crecimiento de la economía brasileña es de 2 por ciento, lo que significa una fuerte desaceleración respecto a 2008, cuando el alza habría sido superior al 5 por ciento.

La reducción de las proyecciones tendrá claras consecuencias para las exportaciones industriales de Córdoba, que constituyen 80 por ciento de lo que la provincia le vende a Brasil. El economista del Ieral Juan Manuel Garzón subraya, incluso, que el crecimiento brasileño es más importante que el tipo de cambio para sostener los niveles de envíos. “Hay que seguir de cerca más que la evolución del real, cómo se mueve el mercado” del socio del Mercosur, dice.

Por su lado, Nadín Argañaraz, presidente del Instituto Argentino de Análisis Fiscal, coincide en que el nivel de actividad brasileño es un factor crítico para Córdoba: “Brasil es para la industria de la provincia y de Argentina lo que los precios de las commodities son para el campo. Su dinámica económica es más importante que el tipo de cambio bilateral”, señala a LA MAÑANA.

Por supuesto, que el economista plantea que si hay una devaluación del real “afecta, impacta; pero los estudios demuestran que por más que nuestros bienes en dólares les sean más baratos, no se los vamos a vender si a ellos no les va bien”.

Argañaraz recuerda cómo en las inversiones de las automotrices de los ’90 y de los últimos años fue determinante la perspectiva de la demanda brasileña que en algunos casos supera el 40 por ciento de las ventas de las industrias: “Todas las últimas iniciativas de inversores se basan en la competitividad genuina de Córdoba, en un tipo de cambio que todavía no estaba tan atrasado y en las proyecciones de la economía de Brasil”.

Panorama difícil

Más allá de que los especialistas aconsejan a los empresarios diversificar destinos de exportaciones y hasta el propio titular de la Unión Industrial Argentina, Juan Carlos Lascurain, sostiene “habrá que buscar otros clientes” en referencia a la pérdida de competitividad con Brasil, Argañaraz subraya que la caída de un mercado no se reemplaza en el corto plazo.

“Las estrategias de exportación son de largo plazo. Hay mucha inversión y energía de los empresarios puestas en lograr clientes y no se arma una política de un día para el otro”, ejemplifica e insiste en que los cordobeses no podrán diversificar la cartera a la brevedad.

En el caso de las automotrices, Fiat -con su modelo Siena y la producción de cajas y motores- tiene en Brasil a un mercado casi excluyente. También para Renault, es relevante. Además de exportar tres modelos (Clío, Megane y Kangoo), a partir de febrero comenzará a producir el Symbol, destinando el 40 por ciento de las unidades (unas 20 mil anuales) a Brasil.

Argañaraz explica que las exportaciones de commodities pueden ser más fáciles de reubicar, pero no las industriales. “No se puede cambiar el armado de un auto en horas para mandarlo a un país y no a otro”, grafica.

Comentá la nota