Los personajes del banco, otro condimento del certamen.

Los personajes del banco, otro condimento del certamen.
Habrá técnicos con filosofías muy variadas; cuatro de ellos debutarán y cinco empezarán un torneo desde el inicio.
El torneo Clausura 2009 que comenzará dentro de cuatro días acentúa una tendencia que gobierna el fútbol argentino en los últimos años. Mientras el mercado de pases de jugadores naufraga en la intrascendencia, el movimiento en el banco de suplentes muestra más ruido con protagonistas que generan más expectativa. El abanico de personalidades y estilos es tan amplio como rico. Eso permite un aumento en el atractivo a la hora de tácticas y análisis y, por supuesto, en el discurso.

El próximo campeonato argentino tendrá cuatro debuts absolutos en equipos. Entre ellos se destaca el de Néstor Gorosito, en River, una entidad a la que le debe su apodo: su padre era un gran admirador de Néstor Pipo Rossi. Además debutó como jugador en el club de Núñez en 1983, donde se quedó hasta 1988 y ganó en 1986 la Copa Libertadores y la Intercontinental.

Los casos de Néstor Sensini, en Newell´s, y Ricardo Gareca, en Vélez, son similares: arrancan sus proyectos en entidades que los vieron crecer como jugadores. Gareca tiene una historia muy ligada con la entidad de Liniers: "Siempre he manifestado ser hincha de Vélez. De pibe, de venir a verlo siempre; pero espero que más allá de que pueda haber influido, lo que quiero es que me juzguen como técnico y que el hincha quede totalmente al margen", expresó el Tigre el día de su presentación.

El hombre que completa el cuarteto, Claudio Vivas, que será el entrenador de Argentinos Juniors, posee un currículum especial: nunca dirigió en nuestro país, sólo llegó a jugar hasta la cuarta división (en Newell´s) y es un alumno avanzado de la escuela futbolística de Marcelo Bielsa: "Trabajar con él es ir a la facultad y recibirse", explicó sobre su relación laboral con el ex entrenador de la selección argentina. "Es un gran desafío estar acá. Me tentó la institución, su historia, sus instalaciones y el plantel. A la hora de tomar la decisión, pesó mucho lo afectivo. Quería estar cerca de mi familia y en el país", agregó Vivas sobre su llegada a Argentinos.

Hay otros seis directores técnicos que ya dirigieron en algunos partidos del Apertura y que, en este Clausura, arrancarán con sus equipos desde la primera fecha. Ese sexteto presenta características muy eclécticas: dos veteranos de mil batallas como Miguel Angel Santoro, en Independiente, y Angel Cappa, en Huracán; un puñado de entrenadores con varios años menos pero que ya han gastado varios asientos en los bancos como Gustavo Alfaro, en Rosario Central, Leonardo Astrada, en Estudiantes, y Leonardo Madelón, en Gimnasia y Esgrima La Plata; y, por último, un DT que da los primeros pasos en su carrera: Diego Cocca, en Godoy Cruz.

La cuenta indica que, de torneo a torneo, del invierno al verano, casi la mitad de los equipos argentinos ha cambiado a sus directores técnicos: 10 de 20 equipos. Esa cifra puede leerse de dos maneras: si bien la cantidad es alta, en comparación es menor con lo sucedido en otros años, donde la silla eléctrica del banco de suplentes eyectaba con mayor energía. De los diez que comenzaron el Apertura 2008, Carlos Roldán, en San Martín de Tucumán, continúa siendo el que más tiempo lleva en su cargo: llegó en enero de 2004 cuando el equipo estaba en el torneo Argentino B. Diego Cagna, en Tigre, escribió otra historia de ascensos y grandes gestas.

Los otros tres grandes todavía no nombrados tienen tres entrenadores con backgrounds disímiles. Carlos Ischia, en Boca, con el título del Apertura, tiene un respaldo importante; por el contrario, Juan Manuel Llop, en Racing, y Miguel Angel Russo, en San Lorenzo, no cuentan con un margen de maniobra tan amplio.

La lista sigue. Aparece la juventud de Luis Zubeldía, en Lanús, y Daniel Garnero, en Arsenal. La simpática bohemia de Antonio Mohamed, en Colón. El tacticismo de Jorge Burruchaga, en Banfield, y el estilo paternal de Omar Labruna, en Gimnasia, de Jujuy.

Veinte hombres. Veinte historias. Veinte personajes que conducirán los destinos del Clausura que se viene.

* Del más joven al más viejo, 40 años de diferencia

Luis Zubeldía es el entrenador más joven entre los directores técnicos de primera división del fútbol argentino: tiene 27 años. El más viejo es Miguel Angel Santoro y podría ser su abuelo: el 27 de este mes cumplirá 67 años.

Comentá la nota