Persisten las dudas sobre el plan para vender más autos

Concesionarios y automotrices tienen versiones diferentes; hoy se conocerán los detalles
El plan del Gobierno para reactivar la industria automotriz ya consiguió su primer efecto: logró desconcertar casi por igual a todos los actores de la cadena de valor.

Automotrices, concesionarios, autopartistas y trabajadores desconocían ayer la letra chica del sistema que se aplicará para que los $ 3100 millones prometidos por Cristina Kirchner ayuden a vender cerca de 100.000 vehículos 0km. El plan se terminó de delinear a última hora de ayer en una reunión entre la presidenta Cristina Kirchner, la ministra de la Producción, Débora Giorgi, y el secretario de Industria, Fernando Fraguío. El Gobierno anunciará los detalles hoy en la Casa Rosada.

Entre los concesionarios predominaba ayer la idea de que finalmente prevalecerá el esquema de cinco años que les anticipó el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno. La idea sería crear una especie de plan de ahorro previo, con entrega asegurada durante 2009 (en grupos de a 12, a razón de uno por mes). El auto se terminaría de pagar en los cuatro años siguientes, en cuotas sin interés, pero ajustables según el valor actual de la unidad. "Pero como será un auto económico, no tendría grandes variaciones", especuló el director de una agencia.

Aunque los concesionarios reconocen que hasta que se ponga en marcha el plan "las ventas van a estar paradas", son relativamente optimistas sobre lo que puede pasar luego. "Creemos que se pueden llegar a vender 140.000 vehículos con este plan", dijo una alta fuente de Acara, la entidad que representa al sector. El excedente sobre el objetivo de las 100.000 unidades se explicaría porque ya habrían recibido un guiño del Gobierno para lanzar una nueva línea de créditos si la anunciada anteayer tiene efectos positivos.

Las terminales, en cambio, creen que ese esquema está lejos de ser el definitivo. En una de las automotrices de origen europeo indicaron que los créditos serían de tipo prendario con tasas finales al consumidor de alrededor del 15 al 16 por ciento. "A nosotros nos dijeron que la línea va a estar administrada por el BICE [Banco de Inversión y Comercio Exterior]", señaló un gerente de esa firma.

¿Por qué ambos sectores tienen versiones diferentes del plan? "Lo que pasa es que están mezclando el plan de Moreno con el de Giorgi, que no tienen mucho que ver", explicó una fuente de una automotriz. Así, mientras la ministra estaría más volcada a sostener el nivel de actividad de las terminales, Moreno está más preocupado por el mercado interno. "Háganme un auto para los peronistas pobres", fue el pedido que hizo el secretario nacional y popular a los directivos de algunas terminales.

Modelos

Los fabricantes de autos radicados en el país niegan que ya estén seleccionados los modelos incluidos en el plan; sólo se sabe que les habrían pedido que incluyan un auto nacional y uno brasileño de cada marca. Según los concesionarios, la lista estará integrada por el Gol y la Suran de Volkswagen, el Uno y el Siena de Fiat, el Ka y quizás el Focus de Ford, el Clio y el Logan de Renault, los Corsa Classic y Corsa II de Chevrolet, el 206 de Peugeot y el C3 de Citroën.

Aunque el objetivo inicial era incluir sólo modelos de hasta $ 40.000, algunos como el C3, la Suran y el Focus están muy por encima de esa cifra, aun con el descuento cercano al 15% que prometen los empresarios. Una versión indicaba ayer que se aceptarían modelos de hasta 44.000. Pero las terminales ya comenzaron a evaluar qué equipamiento pueden anular para abaratar los costos. "Hoy no podés sacar un auto sin aire o sin radio", se quejó una fuente, que no quiere ni oír hablar de lo que ya comenzó a conocerse como el "troncomóvil de Moreno".

Otro factor que despertó discusiones es que la mayoría de los autos más baratos son fabricados en Brasil, por lo que incentivar su compra no ayudaría a sostener el empleo nacional. "No largaron el plan como hubiéramos querido todos porque aún falta resolver eso", dijo Ricardo Pignanelli, secretario gremial del sindicato Smata.

El factor Brasil sobrevoló el comunicado emitido por AFAC, la asociación de autopartistas, que advirtió que "el patrón de especialización productiva planificado en los últimos años [fabricar autos medianos en la Argentina] es diferente al de los modelos impulsados por los incentivos comerciales [autos chicos]". Para los empresarios del sector, esta medida podría generar "efectos negativos no deseados".

Modelos baratos

* Los valores: inicialmente se habló de que todas las terminales debían ofrecer un auto a 30.000 pesos. Luego se consideró un rango de 30.000 a 40.000. Ahora se cree que podrían incluirse modelos de hasta 45.000.

* El mercado actual: según un relevamiento de Autocosmos.com, se comercializan en el mercado argentino 20 modelos y versiones cuyo precio de lista es menor a los $ 40.000 (el más barato es el Fiat Uno Cargo 1.3 Fire). Además, hay otros 12 modelos cuyo costo oficial está entre 40.000 y 42.000.

* El origen: de la primera lista, sólo tres modelos son de origen argentino (todas versiones del Chevrolet Corsa Classic) y el resto son fabricados en Brasil. De la lista de los autos que superan por poco los $ 40.000, sólo dos modelos (un Fiat Siena y un Peugeot 206) son producidos localmente. Tres provienen de Corea del Sur y siete son brasileños.

Comentá la nota