Persisten diferencias para frenar el cambio climático

Los países más poderosos y los emergentes acordaron reducir el calentamiento, pero no fijaron porcentajes a recortar de emisiones contaminantes.
Al finalizar el segundo día de la cumbre realizada en la localidad italiana devastada por el terremoto, L`Aquila, los líderes de los ocho países más industrializados (G8) y las principales naciones emergentes (G5) llegaron a un acuerdo para enfrentar el cambio climático y disminuir la temperatura global. Sin embargo, el documento final quedó signado por diferencias sobre la implementación de esas políticas.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, admitió que persisten las diferencias entre las principales economías del mundo acerca de las medidas a aplicar contra el cambio climático, aunque se siguen produciendo avances.

Obama presidió en la cumbre del G-8 una reunión del Foro de las Principales Economías, en la que los países desarrollados y los denominados emergentes acordaron reducir el calentamiento global medio dos grados centígrados, pero no fijaron porcentajes a recortar de emisiones de gases contaminantes.

En declaraciones a la prensa tras la reunión, acompañado de los primeros ministros de Italia, Silvio Berlusconi, y Australia, Kevin Ruud, Obama reconoció que "no es fácil superar las diferencias sobre cambio climático. Aún lo es más en tiempos de crisis económica global, cuando se puede pensar que las medidas para atajar el cambio climático perjudicarán las posibilidades de recuperación", agregó.

No obstante, subrayó que las 17 principales economías del mundo se han comprometido a redoblar sus esfuerzos para llegar a un acuerdo sobre el recorte de emisiones en la cumbre del clima de Copenhague del próximo mes de diciembre.

Los países emergentes, dijo, quieren asegurarse de que en la lucha contra el cambio climático "no sacrifican sus aspiraciones de desarrollo" y los países desarrollados, por su parte, "deben responsabilizarse de la contaminación que generan y dar ejemplo".

La declaración aprobada señala que los 17 miembros del Foro "colaborarán para lograr un resultado notable" de cara a la reunión de Copenhague, cuando los países deben pactar un acuerdo que sustituya al protocolo de Kyoto.

Los 17 se comprometen a trabajar "para identificar un objetivo global y reducir sustancialmente las emisiones para 2050". Y subrayan que el recorte debe comenzar lo antes posible pero que "tardará más en los países subdesarrollados, puesto que la erradicación de la pobreza es su primera y principal prioridad".

Los países se comprometen también a ayudar a los países en desarrollo a adaptarse a los efectos adversos del cambio climático y establecerán una alianza global para la promoción de tecnologías limpias.

Comentá la nota