"La ley no persigue a los fumadores"

La profesional, que cumple funciones en el Hospital Municipal, dijo que el Estado "no puede dejar a criterio de los comerciantes la salud pública". Defendió la medida porque representa un paso en la protección de los no fumadores, aunque lamentó que no sea cien por cien libre de humo.
La reciente ley antitabaco reglamentada por el gobierno de Daniel Scioli generó posiciones a favor y en contra. La principal resistencia se ubica en los comercios de los rubros incluidos en el listado de lugares prohibidos para el consumo de cigarrillos, aunque la normativa permite a los locales de más de 100 metros cuadrados establecer un sector exclusivo para fumadores, a través de las famosas peceras y sistemas de ventilación especiales.

EL CIVISMO dialogó con la neumonóloga Cristina Borrajo. La profesional lleva a cabo, desde hace varios años, reuniones informativas y tareas de cesación tabáquica. Además, es subcoordinadora de la Asociación de Tabaquismo de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria.

"El humo de tabaco ajeno enferma y mata. Está comprobado que la gente que trabaja en lugares donde no se puede fumar disminuye el consumo. Uno pasa el 80% del día en lugares cerrados. Si en ese tiempo no se puede fumar, la disminución en el consumo es de alrededor del 30%. Además, las políticas de ambientes libres de humo retardan el inicio del consumo, porque son niños que se crían en lugares donde no se fuma", explicó Borrajo.

La médica también destacó que en varias ciudades extranjeras se detectaron bajas de hasta el 50% en el número de consultas médicas por infartos luego de la entrada en vigencia de leyes similares a la promulgada en la provincia de Buenos Aires.

-Algunos consideran que esta ley persigue a los fumadores.

-El espíritu de la ley no es perseguir a los fumadores, sino proteger a los demás. Ese es el punto que hay que recalcar. Por eso el poder está en la gente que no fuma. No se trata de una cuestión de elección personal, sino de una cuestión de salud pública. Eso está por encima de todo. Hay gente que habla de los derechos de los fumadores, pero el preservar la salud de la gente es un derecho constitucional, que está por encima del derecho a fumar. Es una ley de protección. En definitiva los que no fuman son casi el 70%.

El Estado no puede dejar a criterio de los comerciantes la salud pública. Esa es la idea, por eso el gobierno se mete en este tema. Es una ley que protege a los que no fuman, que siempre son los discriminados. En definitiva no es una ley que prohíbe fumar sino que establece donde hacerlo.

-¿Cree que los comercios pueden verse afectados desde el punto de vista económico?

-Esa es una de las cosas que ya se empezaron a decir. Pero ese argumento no es cierto. En Santa Fe se hizo un trabajo para analizar ese punto y se determinó que los ingresos de los comercios antes y después de la ley no tienen variaciones.

-¿Considera que será efectiva la implementación de ley?

-La ley es taxativa y dispone en qué lugares no se puede fumar. No es la mejor ley, porque no es una ley de ambientes cien por cien libre de humo. La Provincia sola no va a poder con las inspecciones. La ley establece convenios con las municipalidades para llevar a cabo los controles.

-¿Por qué no resulta conveniente establecer dentro de un mismo comercio sectores para fumadores y no fumadores, aún cuando se recurra a las famosas peceras?

-El problema es que la mayoría de las peceras no llegan hasta el techo. Además, las peceras tienen puertas que se abren y se cierran, y el humo sale.

Por otro lado, los trabajadores de esos comercios quedan injustamente expuestos al humo. No hay nivel seguro para el humo de tabaco ajeno. Algunos legisladores deben ser muy amigos de dueños de tabacaleras. En todas estas leyes blandas, las tabacaleras metieron sus influencias. Hubo una discusión entre los profesionales que estamos con estos temas sobre si era mejor una ley como la que salió aprobada, o nada, porque al sacar una ley mala después resulta muy difícil cambiarla. En el fondo creo que esto es mejor que nada, porque por lo menos se instala la discusión en la sociedad.

En los cursos que hacemos mostramos una diapositiva con una pileta de natación grande, donde hay un sector para hacer pis y otro donde está prohibido. Lo que pasa con el pis es lo mismo que con el humo. Ninguno de los dos respeta las señales.

Actividades en el Hospital

La doctora Borrajo es la impulsora, desde hace varios años, de charlas informativas y cursos para dejar de fumar en el Hospital Municipal Nuestra Señora de Luján. Los encuentros se realizan lunes por medio.

Además, el nosocomio local tiene habilitado un consultorio de cesación tabáquica, que funciona todos los martes a partir de las 9 de la mañana. Los interesados no necesitan sacar turnos.

Dato textual

"El humo del tabaco tiene una parte que es humo y otra particulada (alquitrán). La parte particulada queda en el aire varios días. Las sustancias tóxicas que están en la parte particulada persisten. Por eso es importante no fumar en los hogares donde hay niños", explicó Borrajo.

Comentá la nota