Perros guardavidas en las playas marplatenses

La Escuela Argentina Canina de Salvamento Acuático (Eacsa) es la primera en Latinoamérica que trabaja a diario adiestrando perros de raza Terranova para convertirlos en "perros guardavidas" y utilizarlos como refuerzo en tareas de auxilio durante la temporada de verano.
Esta escuela de salvataje, una asociación civil sin fines de lucro que nació entrenando y adiestrando a un perro de la calle llamado "Chupete", es reconocida por cientos de guardavidas a lo largo de la costa atlántica argentina.

Rubén Schamberger, guardavidas, responsable y director de Eacsa, cuenta que "la escuela fue fundada en julio de 2003, es la primera de su tipo en el país y en Latinoamérica, pero tiene pares en el resto del mundo, de las cuales tomamos experiencias e intercambiamos conocimientos de manera constante".

Eacsa nuclea a un grupo de guardavidas profesionales, entrenadores y veterinarios que trabajan a lo largo de todo el año adiestrando perros de raza Terranova para convertirlos en "perros guardavidas".

"Esta raza nos permite, por sus características, poder utilizarlos como refuerzo en tareas de auxilio en el rescate de personas mar adentro, durante cada temporada de verano" señala Rubén.

Con unos treinta años de experiencia, Schamberger junto a Ariel Pacenza (guardavidas de la playa San Michel) supervisan el entrenamiento y el estado físico de los cuatro perros Terranova con los que cuentan para los rescates.

Los Terranova son los más aptos para desempeñarse como "perros guardavidas" porque son excelentes nadadores y están física y mentalmente preparados para la protección y socorro de las personas.

"Son amantes del agua y tienen una enorme facilidad para la natación. Su ambiente ideal está cerca del mar, los lagos y las lagunas" cuenta.

De naturaleza apacible y cariñosa, poseen un fuerte sentido de la fidelidad, una gran percepción de las situaciones de peligro y un notable instinto salvavidas.

El guardavidas resalta que "gracias a su formidable estructura física, poseen una enorme fuerza que los hace ideales para tareas de rescate. Cada ejemplar puede arrastrar un bote o hasta cuatro personas peso muerto" en el agua.

También agrega que cuentan como ventaja "su doble capa de pelo, de naturaleza aceitosa y resistente al agua, y que sus orejas reposan pegadas a la cabeza, lo que impide que el agua entre a sus oídos y los perturbe".

Como otra característica particular, indica "tienen entre los dedos de las patas membranas interdigitales que agilizan su nado".

"El entrenamiento físico tiene gran importancia" señala, ya que los transforma en perros infatigables y les otorga un rendimiento de alta performance en rescates.

Para Schamberger, cuando los Terranova entran en acción "son los protagonistas a la hora del rescate y quienes se llevan todos los aplausos de los veraneantes".

Comentá la nota