Peronistas sí, kirchneristas no tanto

El senador por Santa Fe y el gobernador de Córdoba, hombres fuertes de dos de los principales distritos del país, acordaron con el presidente del PJ pero quieren tener autonomía para armar las listas legislativas de octubre. La estrategia de Kirchner.
Son los que hoy manejan el peronismo de Córdoba y Santa Fe, dos de las provincias más grandes y más esquivas para el kirchnerismo con vistas a las elecciones de octubre. Ambos también tomaron posiciones a favor de las cámaras agropecuarias en el conflicto de esas entidades con el gobierno nacional. El gobernador Juan Schiaretti y el senador Carlos Reutemann ayer en forma coincidente salieron a hacer declaraciones en las que, cada uno a su modo y elípticamente, avisaron que no sacarán los pies del plato oficialista, pero que se pararán en el borde, haciendo campaña lo más alejados posible del gobierno nacional.

Reutemann afirmó, entre otras cosas, que “Santa Fe será un distrito muy difícil. Junto con Córdoba, son los más débiles para el kirchnerismo”. Y dio a entender que para tener chances de ganar hay que competir con el sello del Partido Justicialista y ni hablar de kirchnerismo. Lo dijo así: “Hoy no se puede salir a hablar del Frente para la Victoria en el interior santafesino. Ahora, si hablamos del Partido Justicialista, éste preserva un piso histórico de 28 a 30 por ciento del electorado. La cuestión es quién suma el otro 15 por ciento que se necesita para ganar con comodidad”.

Estas consideraciones públicas de Reutemann se dan en un contexto donde el senador intenta convencer por todos los medios al presidente del PJ, Néstor Kirchner, de que le permita a él armar las listas del oficialismo para las legislativas nacionales en Santa Fe, lo que implicaría dejar de lado al sector del presidente del bloque kirchnerista en la Cámara de Diputados, Agustín Rossi.

También parece una respuesta a las declaraciones del propio Rossi en un reportaje a Página/12 del lunes pasado en el que sostuvo que en la campaña hay que defender lo que hicieron Néstor Kirchner y Cristina Fernández, incluyendo la reivindicación de las políticas agropecuarias. Además pidió que haya internas en el peronismo santafesino.

Schiaretti, en tanto, se puso espalda con espalda con Reutemann y aseguró: “Si usted me pregunta cuál es el peronismo que más se asemeja a la posición que tiene el peronismo de Córdoba, es la posición que tiene Carlos Reutemann en Santa Fe, con quien compartí la defensa del campo y compartimos trabajo para lograr que primara el sentido común en el conflicto con el campo”.

El gobernador cordobés, trasladando parte de la conversación que tuvo esta semana con Kirchner en Olivos y haciendo referencia a aquello de no sacar los pies del plato, dijo además: “Comparto también con Reutemann la posición de que el peronismo de Córdoba no se va a ir del peronismo nacional, como por ahí se fueron otros dirigentes, como Duhalde, como los Rodríguez Saá”.

Para Kirchner la situación del peronismo en cada una de estas provincias es bastante distinta entre sí.

En Córdoba no tiene candidatos propios fuertes y las chances de ganar las elecciones, al menos en las encuestas de principios de año, son casi nulas. Por eso no tuvo mayores dificultades en cerrar un acuerdo con Schiaretti para que él armara la lista del PJ en su provincia.

Con esa tranquilidad –y aunque inevitablemente tenga que ubicar a algún kirchnerista en las listas– Schiaretti ayer, en declaraciones hechas en Río Cuarto, contó que la reunión con Kirchner fue cordial y que el presidente del PJ le dijo: “Yo quiero que el peronismo cordobés ande bien, y la responsabilidad de poner un candidato es del peronismo de Córdoba y serán sus dirigentes quienes pongan a las personas que consideren convenientes”.

En cambio, en Santa Fe –donde, a diferencia de Córdoba, Cristina ganó las presidenciales en 2007– Kirchner cree que el peronismo puede dar pelea y entiende la posición de Reutemann, pero no quiere que Rossi, quien logró que Diputados le diera media sanción a la fallida ley de retenciones móviles, termine siendo castigado por su actuación.

En otro tramo de sus declaraciones al diario El Litoral de Santa Fe, fiel a su estilo –indeciso, dicen algunos; enigmático, califican otros–, Reutemann señaló: “Hoy la situación es así: hay un 50 por ciento de posibilidades de que me postule para senador, como otro 50 por ciento de que no lo haga”.

Comentá la nota