"El peronismo necesita un recambio generacional"

Llegó de Córdoba y ya tenía la maleta preparada para hacer gestiones en Buenos Aires. El intendente nos recibió en su despacho en la noche del miércoles. Una pausa de una hora y media para transitar por el pasado, el presente y los proyectos futuros
El cuadro de Juan Domingo Perón en la pared, cómodas butacas y una mesa que conoce, como ninguna, los secretos de las reuniones del intendente y sus colaboradores. En la oficina del primer piso del Palacio Municipal esperamos a Eduardo Accastello.

Sonriente, con rastros de cansancio en su rostro, el titular del Sillón de Viñas se dispuso a realizar un balance de los diez años de Gobierno peronista. En algún reducto de la memoria se presentó el acto de asunción en el Verdi, el 11 de diciembre de 1999, cuando recibió el mando para hacerse cargo de Villa María después de 12 años de gestión del radical Miguel Angel Veglia.

"Es uno de los momentos más importantes de la vida de una persona, ser intendente de tu ciudad. Me preparé muchos años para eso, estaba con un entusiasmo muy especial, no me entraban las balas, podía venir un ejército de balas...estábamos con mucha fuerza y creo que el entusiasmo no ha cesado. Cuando el entusiasmo cesa hay que irse".

El recuerdo abrió el fuego, de pronto desfilaron "los sueldos atrasados, la difícil situación de ese momento, la crisis" y tantas otras cosas.

"Los que fuimos intendentes en 2001 y 2002 y pasamos esa situación estamos preparados para cualquier cosa en Argentina. Las crisis no nos asustan, si pasamos aquello.

No le deseamos a nadie, aquel momento, todo el equipo vivió una situación límite...".

Lo mejor y lo peor...

¿Qué fue para usted lo más destacado de esa gestión iniciada en 1999?

En nuestra gestión muchos dicen que el tema más importante es el subnivel y en realidad creo que fue recuperar la autoestima de los villamarienses. Después la ciudad en la gestión de Martín (Gill) y Nora (Bedano) comienza a desarrollar lo que habíamos planificado en el Inspir, obras importantes y trascendentes, agua, claocas, desagües y que ahora las estamos terminando pero las empezó Nora.

Lo más significativo es concluir toda la infraestructura en los barrios.

¿Lo mejor y lo peor?...

Uno de los momentos más difíciles que he pasado fue la muerte de Chalita, el 20 de diciembre (de 2001), en una crisis tan grave, la gente tenía hambre y venía al municipio pidiendo bolsones. El con sus compañeros preparaban ayuda.. La muerte de él me afectó mucho.

Momentos alegres muchos, aunque a veces uno no disfruta lo suficiente. Recuerdo que estábamos festejando el triunfo y yo pensaba en el día después. Hay momentos muy gratos y hay momentos muy difíciles pero uno está en esto porque lo vive, lo siente.

Soy un agradecido a la vida, soy un agradecido al pueblo que me votó y me dio la posibilidad de ser dos veces intendente. Estoy feliz, intento todos los días con errores, con aciertos, devolverle todo lo que puedo...siempre le digo a los compañeros, recuerden que algún día tendrán que volver a la calle y ser ciudadanos rasos. Les digo prepárense para ser un ciudadano más pero con la responsabilidad de haber sido funcionarios.

Dicen que usted hace política 25 horas diarias..

(Se ríe). Lo que nos pasa es que aún durmiendo soñamos con lo que vamos a hacer...estamos escribiendo un libro y haciendo un audiovisual con los diez años de Gobierno justicialista y fuimos a la casa de compañeros con los que empezamos. Y te hace feliz poder volver a su casa y que te reciban con la misma alegría...y con la misma nostalgia...imaginate que empezamos en el año ‘86, pasaron 23 años de aquella epopeya. Y eso te hace feliz, volver, aunque yo siempre vuelvo.

Y ahí tenés gratificaciones porque vos decís habré hecho cosas mal, me habré equivocado muchas veces pero le puse el hombro a un momento de la historia de la ciudad.

Es diferente el peronismo de 1986 al actual...

Nosotros siempre hemos pensado de la misma manera pero cuando llegamos, llegamos con una alianza con una forma de pensamiento y hoy tal vez estamos más convencidos de nuestra línea de pensamiento. Pero creo que el peronismo ha perdido el debate ideológico, es tan amplio el espectro del peronismo que no sabés cuál es el verdadero peronismo. Necesita un debate profundo...¿cuál es el peronismo, el que expresa qué presidente?

¿Se siente totalmente identificado con el kirchnerismo?

Dos cosas me pasaron con todo esto del conflicto del campo, primero por convicción nosotros tomamos decisiones, y segundo nunca pusimos en riesgo los intereses de la comunidad aún a riesgo de nuestros intereses personales y creo que sufrimos mucho...

Me siento expresado por muchas cosas, creo que el peronismo de Perón y Eva está mucho más cerca de Cristina y Néstor que de Menem. Tenemos diferencias como todos, tenemos diferencias con el peronismo de Schiaretti pero creo que se necesita una reactualización doctrinaria, un debate profundo y un recambio generacional. Estamos trabajando con jóvenes en el Inspir y creo que por ahí pasa la cosa.

Los sucesores

¿Ya tiene sucesor para la Intendencia?

Hay mucha gente. Cuatro o cinco personas que están en condiciones de conducir el equipo.

Por ejemplo...¿Muñoz?

Héctor (Muñoz), José Escamilla, José Carignano, Javier Suppo, Carlos Pizzorno...hay gente que

¿Nora Bedano?

No...ya hizo un gran esfuerzo...tenemos que potenciar dirigentes...hay mucha gente que está haciendo un gran trabajo...yo también....(sonrisa)

¿Piensa repetir?

Tengo el desafío de trabajar muy duro estos dos años...

¿No se va a ir de nuevo de la Intendencia?

(Más risas). Yo trabajo para la gente de Villa María desde dónde esté, y la gente lo sabe, pero siento mucho y quiero mucho Villa María y siento mucho y quiero mucho mi militancia. A mi equipo le digo muchas veces que siento que no estoy preparado para ser intendente, no es fácil gobernar una ciudad.

Tuvo ofrecimientos para irse...

Tuve ofrecimientos y no los acepté porque quiero terminar muchas cosas que he empezado. Estos dos años tienen que ser para fortalecer el capital social, nos falta terminar de integrar en una única Villa María todo. Nos pasa que mucha gente tiene muchos terrenos y mucha gente tiene necesidad de vivienda...necesitamos resolver estas inequidades...

Le dije a los privados (por la usurpación de tierras) yo comparto que ustedes son los dueños pero no comparto la especulación.

¿Sigue soñando con ser gobernador?

Siempre está el sueño...tampoco tenemos que apurar el tiempo...yo sé que voy a ser gobernador de la provincia en algún momento y no lo digo desde la vanidad, sino por lo que estamos trabajando. En algún momento se va a valorizar la gestión de los dirigentes y no sólo la palabra. La palabra ha perdido entidad ante la sociedad, sobre todo la de los dirigentes políticos, lo que pierde entidad son los actos.

¿Se arrepiente de algo?...

Puede que nos hayamos arrepentido de cosas pero le pusimos tanta fuerza a lo que hicimos, siempre hay dos caminos para elegir cuando vos tomás decisiones, de lo que no me arrepiento es de haber tomado decisiones. Uno toma cien decisiones y puede que en quince se haya elegido el camino incorrecto...pero Perón decía que si del 100% de las cosas que uno desea, logra el 50% está cumplido.

¿Asignaturas pendientes?

Muchas asignaturas pendientes, fundamentalmente en el desarrollo humano, estamos preparando un plan "Sol" que lo vamos a presentar en los próximos días y que tiene que ver con las necesidades básicas insatisfechas.

En esto tenemos que trabajar muy duro porque hay mucha gente que no puede esperar más.

¿Cómo ve el rol de la oposición?

En esta ciudad la oposición tiene su espacio, el espacio que le dio la gente en el Concejo. Tratamos de mantener una posición clara de lo que es el modelo de ciudad que nosotros pensamos, con los aportes que hacen los bloques y el Tribunal de Cuentas que también tiene mayoría opositora.

¿Le molestan las críticas?

Nunca me molestaron las críticas, a no ser las que tienen que ver con las cuestiones personales. En algún momento la Argentina tiene que elevar el debate, uno no se puede enojar porque cuando elige este rol sabe a lo que está expuesto...Lo que uno no está preparado es para que le amenacen un hijo. Uno no lo hace ni quiere que se la hagan. Esas cosas vulneran los derechos básicos de la democracia.

¿Valinotto en AERCA es motivo de preocupación?

No, tenemos que estar juntos. AERCA tiene un rol fundamental, integra el Parque Industrial. Sí me preocupa la mala educación que ha tenido este señor, uno no se convierte en educado o maleducado de un día para otro por más que tenga plata. Respeto la decisión de las instituciones pero uno no es un día dirigente y al otro comerciante. Los peronistas no somos así, siempre somos peronistas.

Y Raúl Costa

Ya lo perdoné hace mucho tiempo...no soy un hombre de odios.

Comentá la nota