El peronismo mendocino se sigue dividiendo: ahora hay cuatro listas de candidatos

El peronismo mendocino se sigue dividiendo: ahora hay cuatro listas de candidatos
Los funcionarios Mario Adaro y Guillermo Carmona se agruparían con líderes sindicales para dar la pelea interna. Además, hoy, el intendente de Las Heras, Rubén Miranda, avanzó en una lista departamental. Todos esperan al gobernador Celso Jaque, quien llegaría este viernes a la provincia después de dos días en Buenos Aires.
Con el correr de las horas, las divisiones en el justicialismo mendocino crecen. En este momento, ya no hay dos, sino tres grupos amagando con armar listas de candidatos propias para la interna partidaria.

Un sector liderado por los funcionarios Mario Adaro (ministro de Gobierno) y Guillermo Carmona (secretario de Ambiente), quienes tienen el apoyo de dirigentes y legisladores del gremialismo (el diputado nacional Guillermo Pereyra y el jefe del sindicato de Prensa, Roberto Picco), entraron hoy en la fiebre de las candidaturas del PJ.

Pero no son los únicos: Rubén Miranda, intendente de Las Heras, se puso a trabajar hoy, con algunos colaboradores (entre ellos el ministro de Seguridad, Carlos Ciurca), en la constitución de una lista de candidatos departamentales.

La maniobra de Miranda buscaría salvar el departamento de la guerra interna del PJ y forzar, según afirmó, la unión partidaria. “Si los otros grupos quieren hacer interna, van a tener que buscar candidatos propios en mi departamento y eso es muy difícil”, explicó.

Lo cierto es que el peronismo vive una verdadera guerra de nervios en medio de la ausencia del gobernador Celso Jaque, que lleva 48 horas en Buenos Aires y recién mañana retornaría a la provincia.

Sin que se conozcan demasiados detalles de su actividad en la capital del país (nunca los hay), trascendió que el mandatario estuvo en La Plata, en la presentación del proyecto de ley de radiodifusión que emcabezó la presidenta Cristina de Kirchner.

También hubo versiones de reuniones en Buenos Aires con algunos legisladores nacionales (entre ellos, Marita Perceval). Pero de lo que todos están pendientes es de su regreso a Mendoza, ya que no se conoce su postura en la pelea de las candidaturas.

Miranda intenta interpretar al gobernador. Sostiene que Jaque tiene su misma postura: lograr un acuerdo amplio que permita a los justicialistas armar una lista de unidad y enfrentar las urnas de las internas (propuestas para el 19 de abril) juntos, no divididos.

Por eso es que el intendente de Las Heras trabaja para que este viernes haya una reunión de los principales dirigentes del PJ, con el objetivo de acordar una salida a la pelea de las candidaturas.

Siempre según Miranda, Jaque quiere liderar el armado electoral. Por eso, además de apoyar el encuentro de la "mesa chica" del PJ, para este lunes convocaría al Consejo Provincial ampliado del justicialismo.

Una cumbre que deberá tener un resultado mejor que la que se hizo este lunes en el camping del CEC, de la cual todos los peronistas salieron divididos y lanzándose declaraciones de guerra.

Todos contra los azules

La atomización peronista comenzó el fin de semana pasado, cuando desde el poderoso sector azul (conducido por el operador Juan Carlos Mazzón) surgió la versión de que las listas de candidatos iban a tener, en sus puestos principales, a dirigentes propios, con el intendente de Maipú, Adolfo Bermejo, a la cabeza.

Eso originó el primer desmembramiento: dos intendentes peronistas, Alejandro Abraham (Guaymallén) y Omar Félix (San Rafael) avisaron de inmediato que armarían su lista propia. Los dos caciques se mantienen hasta hoy en esta postura, que hace pie en la candidatura a senador nacional de Félix.

La sangría abarcó a los funcionarios del Poder Ejecutivo. Conscientes de que el armado de Mazzón ignora plenamente al Gobierno y hasta la opinión de Jaque, algunos entraron en negociaciones con el bloque de Abraham y Félix para abroquelarse allí.

La última novedad de este sector es su agrupamiento con algunos jefes sindicales mendocinos. Una movida que mira de reojo el armado de los intendentes rebeldes.

En medio de tanto río revuelto, varios dedos acusadores se levantaron hoy para señalar a la diputada Patricia Fadel como una de las piedras de la discordia. La legisladora azul apareció en las especulaciones como potencial compañera de Bermejo en la lista de senadores nacionales (en segundo término), lo que para algunos sólo sirvió para confirmar las pretensiones hegemónicas de Mazzón.

La gran duda ahora es si las divisiones del PJ tendrán marcha atrás.

Miranda es uno de los dirigentes que más se ofrecen a forjar, al menos desde el discurso, esa conciliación, que tiene por ahora muchos interrogantes. "Yo quiero una lista de unidad provincial", ratificó esta noche, ante la consulta de MDZ.

En el medio están aquellos peronistas que miran con temor las urnas del 28 de junio y los peligros de llegar a las elecciones generales más desgastados que ahora y divididos.

Comentá la nota