El peronismo demora una definición sobre el caso Senn

Recién el martes, el oficialismo analizará el caso en la Legislatura / La oposición. El juecismo y la UCR piden la separación del dirigente bajo sospecha / El testigo. Chiarulli ratificó todos sus dichos.
El oficialismo en la Legislatura no se pronunciará hasta la semana próxima sobre la situación del miembro de la bancada Horaldo Senn, quien fue denunciado en Santa Fe por presunta violación de los derechos humanos durante la dictadura militar en esa provincia.

En tanto, la oposición, aunque crítica hacia la conducta de Senn, no logró aglutinarse en una estrategia común. Por un lado, el Frente Cívico y otras fuerzas opositoras elevaron una cuestión de privilegio, por la cual piden que se instruya "una causa contra Senn por su presunta vinculación con violaciones a los derechos humanos".

A su vez, el radicalismo reclamó la "urgente" citación a reunión de la Comisión de Asuntos Institucionales, Municipales y Comunales, con el objeto de que en "forma inmediata" se aboque a la tarea de analizar la presunta ligazón del legislador con la dictadura militar.

Una sutil diferencia en la avanzada: mientras el juecismo y otros bloques piden la suspensión sin vueltas de Senn, la UCR suscribe que, de "resultar ciertas las acusaciones" contra el dirigente, "disponer su inmediata separación" del cuerpo.

Una fuente del PJ comentó que la cuestión de privilegio será analizada el martes, pero que no tomarán ninguna medida contra Senn hasta conocer el contenido de la declaración del testigo Carlos Chiarulli, cuyos párrafos salientes ya fueron publicados por La Voz del Interior.

No se descarta que el PJ derive la cuestión de privilegio a estudio de la comisión de Asuntos Institucionales, la misma que declaró culpable de haber violado la Constitución provincial al juecista Miguel Ortiz Pellegrini (terminó renunciando a su banca) y absolvió de idéntico cargo al actual titular del cuerpo, Domingo Carbonetti.

Nota a Santa Fe. Ayer, Senn se puso a "disposición" del Tribunal Oral de Santa Fe que ventila el juicio por violaciones a los derechos humanos y que tiene en el banquillo al ex juez Victor Brusa.

Luego de indicar que ha tomado conocimiento de que se lo señala por haber "participado en la presunta comisión de delitos de lesa humanidad en la década de 1970", Senn suscribe que niega "en forma categórica esa acusación" y que se pone "espontáneamente a disposición" del Tribunal "a los fines que estime convenientes".

Sin embargo, fuentes ligadas al juicio confiaron a este diario que una comparecencia en tal sentido no debe remitirse al Tribunal Oral, sino al juez federal de Instrucción que tome el caso.

El pedido de investigación a Senn y otra docena de personas fue pedida por el abogado querellante Horacio Coutaz y, también, por el fiscal Martín Suárez Faisal. Pero el Tribunal se pronunciará una vez que dicte sentencia, lo que se presume ocurrirá el 21 de este mes.

Si el cuerpo hace lugar a los planteos de investigación, el caso de Senn sería tomado por uno de los dos jueces federales de Instrucción de Santa Fe: Francisco Miño y Reynaldo Rodríguez.

Mientras tanto, Chiarulli, quien denunció a Senn en el juicio, ratificó ayer que el parlamentario lo visitó mientras estaba cautivo en un centro ilegal de detención en la capital santafesina, en 1977.

Chiarulli reiteró pasajes de su testimonio durante el juicio y agregó que por "comentarios" de algunos prisioneros políticos se cree que Senn "habría participado de sesiones de torturas" a detenidos de la dictadura.

Comentá la nota