El peronismo dio el batacazo de las elecciones estudiantiles: destronó a la Franja en Derecho

El peronismo dio el batacazo de las elecciones estudiantiles: destronó a la Franja en Derecho

El radicalismo universitario conservó con comodidad Económicas, Agronomía, Veterinaria y el Observatorio pero no pudo concretar sus dos principales aspiraciones en esta elección, es decir, sumar Arquitectura e Ingeniería, facultades donde dominó la izquierda. Caída del Miles.

Si hay una facultad codiciada por la militancia estudiantil a causa de su relevancia académica y política, esa es Derecho. Y allí se dio el “gran golpe” del año en la UNLP. Perdió la Franja Morada después de mucho tiempo, donde incluso llegó a tener mayoría absoluta en el consejo directivo (5 representantes alumnos), y nada menos que a manos del peronismo.

La agrupación Estudiantes de Abogacía (EA) dio el batacazo. Aunque para quienes siguen de cerca la política universitaria fue una sorpresa a medias. “Se veía venir. Desde que se conformaron como agrupación vienen creciendo año tras año”, dijo a este diario un radical de larga militancia en la unidad académica de calle 48.

Conformada por militantes kirchneristas, peronistas e independientes, EA no participa orgánicamente de la juventud peronista universitaria (JUP), pero no deja dudas sobre su inclinación política y, además, sí participa del gran frente entre la izquierda nacional (no troskista) y el peronismo que hace poco ganó por amplia mayoría la federación estudiantil de la UNLP (FULP).

Se trata de una durísima derrota para el radicalismo, pues Derecho no sólo es codiciada por la militancia estudiantil sino también por la extrauniversitaria.

Se dio un caso muy particular en 48, 6 y 7. Los dos primeros días de votación, es decir, el miércoles y el jueves, votaron unos 3.000 estudiantes, mientras que ayer lo hicieron más de 2.600.

EA obtuvo el 46,7% de los votos (2.756) y tendrá cuatro consejeros directivos, mientras que los morados obtuvieron el 36,1% (2.114) y se quedaron con una sola banca.

El peronismo universitario, además, se impuso en forma categórica en Periodismo, donde volvió a conseguir los 5 consejeros, y en Informática. Y en forma más ajustada en Bellas Artes, en alianza con el Miles(kirchneristas+peronistas).

También volvió a ganar el peronismo (una vez más y van...) en Ciencias Exactas, mediante la agrupación Suma.

En la facultad “del puente”, Patria Grande (El Pelo de Einstein) pudo mantener el segundo lugar a duras penas ante el avance del izquierdista Colectivo Estudiantil. Así las cosas, el peronismo conservó los 3 consejeros y El Pelo de Einstein y el Colectivo tendrán uno cada uno.

En Informática, La Fuente (JUP) superó sus propias marcas de 2016 y 2017. Obtuvo 1.081 votos contra 547 de Franja Morada. Se repartirán los consejeros: cuatro y uno, respectivamente.

Como los resultados en la facultad de 50 y 120 se conocen 15 minutos después del cierre del comicio, ya que allí hay voto y recuento electrónico, los militantes de La Fuente “llenaron” de remeras negras con letras naranjas la entrada a Medicina, hacia donde fueron para apoyar a sus compañeros de Remediar, que apostaban a desbancar al frente de izquierda formado por Patria Grande y la Cepa (PCR), empresa que finalmente no lograron.

Los que más perdieron en la facultad de Medicina fueron los radicales de la Franja Morada. La elección se polarizó entre el frente y el peronismo, y la pronunciada caída morada dejó a esa fuerza sin el consejero directivo que ganó en 2017.

Por otra parte, la Franja, que este año tenía en mente conservar Económicas, el Observatorio, Agronomía, Veterinaria y Derecho y sumar Arquitectura e Ingeniería, no sólo no pudo triunfar en ninguna de esas dos facultades sino que, como quedó dicho, cedió nada menos que Derecho.

La izquierda dura creció al calor del fuerte conflicto que este año dominó a la Universidad

En Ingeniería se mantuvo al frente del claustro estudiantil la Lista Unidad (PCR), y en Arquitectura la alianza de ultraizquierda Dale al Frente (Partido Obrero+juventud guevarista).

BAJÓN DEL MILES

El triunfo en Bellas Artes junto a la JUP, no le alcanzó al Miles para “salvar la ropa”.

Y es que el movimiento latinoamericanista perdió las dos casas de estudios donde gobernaba: Psicología y Trabajo Social.

En la primera fue derrotada por el flamante “Frente independiente y de luchas”, una agrupación con fuerte presencia troskista que nació al calor de las tomas de facultades y las clases públicas contra las políticas educativas del Gobierno nacional.

En tanto, en Trabajo Social cedió todo ante Patria Grande, que se quedó con los cinco consejeros directivos.

Y hay más: en Humanidades resignó el segundo lugar ante “Proyecto Humanidades” (JUP).

Patria Grande, que a nivel nacional se identifica con los movimientos sociales y fundamentalmente con la CTEP liderada por el dirigente Juan Grabois (muy cercano al Papa Francisco), recuperó terreno.

Por un lado, en la populosa facultad de Humanidades conservó la mayoría absoluta. Pero además, en alianza con el PCR, logró retener Medicina y, como se dijo, le arrebató Trabajo Social al Miles.

Franja Morada retuvo con comodidad Ciencias Económicas, facultad donde cada placa con los resultados parece desde hace bastante tiempo una fotocopia del año anterior: Franja primero y el Muece (Patria Grande) segundo y lejos, aunque conservando un consejero directivo.

Donde los radicales también repitieron fue en Agronomía, en Veterinaria y en el Observatorio. Allí, en el corazón del Bosque, derrotaron por segundo año consecutivo a los independientes de izquierda del INTI, aunque esta vez por un margen más amplio que en 2017, cuando sólo lo aventajaron por dos votos.

Finalmente, en Ciencias Naturales revalidó títulos el Frente Natural (Quebracho), mientras que los socialistas de ARES volvieron a salir segundos. ¿Odontología? Ganaron con mayoría absoluta los independientes moderados del MOI, por una diferencia casi insultante.

Coment� la nota