Por 90 a 0, el peronismo avaló a los candidatos alperovichistas.

Las críticas al ex vicegobernador Fernando Juri monopolizaron el debate durante la sesión. Aquí, la nómina peronista completa.
Noventa a cero. Fueron 990 gritos afirmativos para avalar, uno por uno, a los cuatro candidatos a senadores (dos son suplentes) y a los siete postulantes a diputados (tres son suplentes). Desde las butacas, desde el escenario, desde las puertas o desde los pasillos, las manos levantadas se repitieron. Cigarrillo o celular en mano, botellas de agua de boca en boca, todo fue reiterativo ayer en el teatro municipal de Banda del Río Salí. Hasta los aplausos aturdieron. También las críticas y su destinatario.

No hubo sospresas ni sobresaltos para el alperovichismo, que apabulló en la sesión del congreso provincial partidario, convocada para avalar la lista de candidatos a senadores y diputados nacionales propuesta por el gobernador, José Alperovich. Hasta el esbozo opositor intentado por el ex legislador Antonio Alvarez quedó trunco cuando el único referente del jurismo dejó la sala anticipando su voto negativo, antes de que se pusiera en análisis la nómina.

En soledad

"Vengo en representación de los llamados peronistas disidentes, aquellos que reconocemos en Fernando Juri la conducción", dijo antes de cuestionar el adelanto de las elecciones decidido por el Gobierno nacional y de justificar la candidatura por fuera del PJ del ex vicegobernador. "La única manera que conocemos para dar batalla son las urnas", cerró. A partir de su alocución, sobrevino un aluvión de críticas contra el ex presidente de la Cámara. Hasta quienes resultaron electos por la minoría en las internas de 2007 replicaron, aunque sin nombrarlo, a Juri.

"Acá no hay levanta-manos; acá estamos los peronistas", lanzó Mario Humoller antes de pedir que los candidatos al Congreso del PJ defiendan al Gobierno nacional de los ataques de las "concentraciones de poder". Fernando Juri Debo fue uno de los más críticos. Al igual que Humoller, el legislador ratificó su procedencia del bloque Amado Juri, pero aclaró que en el justicialismo no se observa oposición interna. "Acá hay un 90% de congresales que está de acuerdo, cuando por la minoría éramos, en 2007, el 25%. Como militante que soy, el afiliado me dio un rol y lo voy a respetar. No entiendo mi militancia por fuera del PJ. Demostré lealtades a lo largo de mi vida política y ‘mamé’ verticalismos. Por eso, lo que se decida aquí voy a acompañar", planteó, en clara alusión a que, si bien en 2007 el jurismo obtuvo 29 de los 100 lugares en el congreso, ayer 90 de los 91 miembros presentes acompañaron la moción alperovichista de evitar la interna.

Antes de abandonar el teatro, Antonio Alvarez debió soportar más críticas que, por elevación, apuntaron a Fernando Juri. "Esta lista no significa ningún desmedro para los demás compañeros, pero dejemos de ‘joder’. Siempre fuimos pragmáticos a ultranza, entonces bienvenida sea esta lista si es de la confianza del gobernador", lanzó Antonio Raed, secretario del congreso. Próspero Barrionuevo fue más directo: "ahora quieren pedir internas, cuando antes de que se adelanten las elecciones habían decidido salir por fuera del PJ". La ministra de Desarrollo Social, Beatriz Mirkin, recordó un viejo adagio peronista en medio de críticas a la oposición y a sectores del agro: "el que gana gobierna y el que pierde acompaña".

Uno de los más duros fue el congresal del sur, Raúl Flores. El dirigente habló de incoherente que un peronista busque fotos con Mauricio Macri o con el vicepresidente Julio Cobos y criticó a los actuales aliados del ex vicegobernador: Raúl Topa, Ernesto Padilla, José Costanzo y Esteban Jerez. "Son todos los que lucharon contra el peronismo. ¿Eso es ser peronista? Si yo decido ir por fuera, lo coherente es que renuncie al PJ", arremetió.

El que cerró los cuestionamientos fue el legislador José Alberto Cúneo Vergés. "Cuando Perón daba una orden, se la cumplía. El peronismo no puede ser una cooperativa de gobernadores, debe ser poder nacional, por más que tengamos diferencias con el Gobierno nacional. Nunca nos prestamos a la desestabilización del poder. Respeto al que compite, no al envidioso", sentenció.

Luego, todo fue monótono en Banda del Río Salí. Ya sin Alvarez, los 90 congresales presentes debieron levantar la mano y vocear "afirmativo" cada vez que el presidente del congreso, Alberto Olea, leyó uno por uno los nombres de los 11 candidatos al Congreso, entre titulares y suplentes.

Comentá la nota