"El peronismo actual es un cascarón vacío", opina el asesor de Unión Pro

"El peronismo actual es un cascarón vacío", opina el asesor de Unión Pro
El consultor ecuatoriano Durán Barba fue el responsable de la campaña de los vencedores
Los chicos de Pro bailaban, revoleando remeras, al son del reggaeton para celebrar el triunfo de Francisco de Narváez. Alejado dos metros, un hombre no saltaba, sino que los miraba. Jaime Durán Barba, con la camisa celeste abierta, transpiraba menos. El asesor político ecuatoriano de De Narváez y de Mauricio Macri observaba los festejos.

Consultor de Macri desde 2004, vivió en la Argentina en los 70, se enamoró de la JP, estuvo en Ezeiza para buscar a Perón y ahora niega ser el principal responsable de la victoria. "En una campaña el que más tiene que ver con el éxito es el candidato", dice y desgrana su estrategia: "Trabajamos investigando desde hace un año y medio la imagen de Francisco. Evaluamos la aceptación del Gobierno, la imagen de Margarita Stolbizer y planificamos".

-¿Porqué ganaron?

-Muchos querían votar contra Kirchner, que tenía problemas de imagen, y la vía era polarizar. Si lo hacía la Coalición o De Narváez, podían ganar. Francisco tuvo una política adecuada y con las acusaciones en su contra lo nombraron vocero de la oposición.

-¿Ayudó a su triunfo?

-Con eso y con otras cosas. Hay que estudiar los problemas de la gente y darse cuenta de que está angustiada por la inseguridad o la falta de empleo.

-¿Aconsejó desperonizar?

-Sí, pero no era nada contra Felipe Solá. Felipe aportó lo suyo en el interior, donde tiene buena imagen. En la Capital, esto no se veía. Entiendo los ritos de la política, fui militante, canto la marcha y es bien bonito, pero de ahí a que a los jóvenes se muevan por eso hay un abismo. Se mueven por valores diferentes.

-¿Se enfrentó la política tradicional con la nueva política?

-Los candidatos agrios tienen menos espacio en un Occidente que se feminiza y se vuelve más sensato, como la mujer, y no como los hombres, que son mesiánicos y paranoicos. Pierden los políticos agresivos y virulentos. Kirchner y Elisa Carrió son, en el fondo, dos caras de la misma moneda: el insulto, la denuncia, la agresión. Los ritos, de los actos peronistas, donde los dirigentes disputan un lugar en la tribuna, son carísimos, con personas llevadas en camiones y no sirven para nada. Distinto es De Narváez caminando entre la gente.

-¿Ganó el discurso de De Narváez o el voto anti-Kirchner?

-De Narváez se conectó con la gente que quería votar en contra. Hubo una crítica a la banalización de la campaña. Pero ¿acaso la frivolidad no está en todos lados? Muchas cosas se han vaciado de contenido, como el peronismo actual, que es un gran cascarón vacío, donde pueden coexistir muchos peronismos.

-¿Michetti sacó menos votos de lo esperado por la campaña?

-Hubo errores, pero Gabriela es una magnífica candidata.

-¿Cuáles son sus honorarios?

-Hay mucho mito sobre eso, no son tan altos como se cree...

-¿Están al alcance de cualquier concejal?

-De cualquier persona común.

Comentá la nota