“Si Perón no hubiera muerto, esto nunca hubiera sucedido”.

“Si Perón no hubiera muerto, esto nunca hubiera sucedido”.
“Si el general Perón no hubiera muerto, esto nunca hubiera sucedido, jamás hubieran dañado la democracia”, apuntó don Jorge Cépernic, quien, a los 94 años, reside junto a su esposa, Sofía Vicic; sus hijos, nietos y bisnietos. El, recordó y relató aquellos largos días, cárcel que sufrió tras el golpe militar.
“Asumí la gobernación de Santa Cruz en mayo del 73, tras la muerte del general Juan Perón y cuando gobernaba Isabel intervienen la provincia, nunca tuve en claro el motivo de tal decisión, eran momentos difíciles, entonces viajé a Buenos Aires para interiorizarme y buscar respuestas”, rememoró Jorge en una entrevista concedida a Télam.

Con algunos problemas de movilidad y de audición, pero absolutamente lúcido, Cépernic narró como si fuera ayer el día en que los militares lo detuvieron: “Esa noche había ido al cine; recuerdo que invité a un compañero dirigente gremial que se llamaba Mario Lucas Aguirre para que me acompañara”.

“Ya en el cine, imprevistamente, para sorpresa de todos y en medio de la proyección, se encendieron las luces, se cortó la película, entraron personas de civiles y nos sacaron a los dos, inmediatamente nos subieron a un patrullero y nos llevaron primero a la comisaría de policía”, recordó.

Con voz pausada, en el despacho de su casa, rodeado de fotos, diarios y libros que recuerdan la época de militante Peronista, don Jorge añade, “de la comisaría nos llevaron al penal de Magdalena (estaba residiendo en Buenos Aires); una semana más tarde mi compañero logró la libertad, vino su esposa de la ciudad de Rosario a llevarlo”.

“No me sorprendió la detención, sabíamos que nos tenían a todos los dirigentes y políticos, absolutamente identificados”, sostuvo y ante la consulta de cómo eran sus días en la cárcel apuntó, “pese a haber perdido la libertad, no me trataron mal, claro había que cumplir con la disciplina impuesta, pero nunca olvido que escuchábamos por la radio como morían compañeros en manos de las fuerzas armadas”.

Cépernic, aclara “con los años he tratado anímicamente de superar lo malo” y continúa con el recuerdo manso, tranquilo, quizás aquel que sólo proporciona los años.

“En Magdalena, nos enteramos que nuestros nombres estaban publicitados, escuchaba que fulano de tal, estaba en tal cárcel, somos privilegiados pensábamos, porque de alguna manera eso era una garantía para que no nos maten, era como dar gracias de que estuviéramos detenidos allí y no en centros clandestinos, claro allí estábamos dirigentes, alrededor de siete, entre ellos algunos que habíamos sido elegidos por el voto popular, éramos como presos con rango”, añade.

Tras seis años en ése penal, en los primeros meses del 82, don Jorge, asegura haberse “sorprendido” un día cuando le pidieron que fije domicilio porque le otorgarían, prisión domiciliaria. Se trata de la estancia de la familia de los Cépernic, llamada “Josefina”, situada a 300 kilómetros al oeste de Río Gallegos, por la ruta que va al El Calafate.

“Fue un grave error de mi parte, porque estuve custodiado por cuatro policías de la provincia que habían sido subalternos míos cuando era gobernador, ellos vivían allí, con nosotros en la casa, de tal manera que estaba indignado por que pensaba que el preso era yo y no tenían porque serlo mi esposa y mis hijos que sufrían porque se sentían igualmente presos”, relata.

Casi al finalizar el año 1982, tras siete años de prisión, cuando se reinstalaba la democracia, Cépernic recuperó la libertad.

“Si Perón no se hubiese muerto, ésa masacre no hubiera existido, no tengo dudas”, reflexiona el hombre justicialista que es aún hoy por su militancia y sabiduría consultado por políticos locales.

El ex gobernador de Santa Cruz al valorar la democracia alcanzada en el 83, asegura, “me sentí feliz cuando logramos la democracia, por malos que fueran los gobiernos, siempre es mejor que la dictadura, yo soy feliz de tener gobiernos constitucionales y creo que tras tantos años, nunca más nadie se atrevería en nuestro país a ponerla en riesgo”.

Comentá la nota