De Perogrullo

Hablar es simple; en nuestro idioma, tan generoso, más aun. En 18 años como concejal, Gustavo Arnaldo Pulti gastó el verbo, lo pulió y lo deformó hasta el cansancio. Desde que asumió la intendencia, el peso de las palabras vacías contrapuestas a los hechos se desploma sobre él.
En esta semana anunciará, junto a los hermanos Trujillo, obras para la ciudad por, según se sostiene, noventa y nueve millones de pesos. Fondos públicos en un plan que incluye la obra del emisario submarino, y reparaciones asfálticas en distintos barrios. Sin embargo, las obras no solucionan el problema de fondo de la administración que en diciembre requirió ocho millones de pesos girados por la Jefatura de Gabinete para pagar sueldos, tal como reconoció el secretario de Hacienda Mariano Pérez Rojas.

GAP no tiene un plan de gobierno. Corre espásticamente detrás de los acontecimientos en busca de captar prestigio a como dé lugar. Sin prioridades, cualquier cosa viene bien: la Davis, la clínica de tenis de Vilas, techar el estadio mundialista, una obra que él mismo había impedido allá por 1998…

2009 comienza con un pedido de Transportes 9 de Julio de mayores aumentos. La empresa que mal limpia y peor recoge la basura de la ciudad dijo desde su “house organ”, el diario La Capital, que amén de unos quince millones que la comuna le adeuda, espera una recomposición en el precio que percibe ya que, asegura, a los valores actuales de prestación del servicio no puede pagar los salarios. ¿A cuánto se irá esta ya gravosa cuenta?

No hay un solo atisbo de que la cuenta que pagamos los marplatenses por mantener ficciones políticas baje un céntimo. Se le sigue pagando a José Reynaldo Cano y a un equipo de tres personas algo más de setenta mil pesos mensuales por una tarea que, si se hace, nadie sabe en qué consiste. Todo para que Cano no retorne al Concejo Deliberante no ya como curul de Acción Marplatense sino como unibloque propio.

El año escolar se viene encima y nada se ha resuelto en orden a construir aulas que harán falta según el nuevo ordenamiento normativo provincial. El retorno al secundario estableció un desafío que, pese a las advertencias de los docentes, nos deja frente a un problema edilicio de carácter fundamental. Las expresiones del titular del área Néstor Lofrano en relación a que se espera contar con una completa cobertura de la Provincia no es una buena señal. El Gobierno provincial enfrenta un año plagado de dificultades e interrogantes, y cuando termine en marzo la fiesta del Hermitage-Provincial habrá llegado el tiempo de la verdad, que todo indica será amargo.

El intendente, como sus antecesores, sigue sin comprender que ésta ya no es una villa balnearia, que ya no hay un público de alto poder adquisitivo que dedica sesenta o más días al ocio. El turista que llega a Mar del Plata es básicamente de fin de semana, un consumidor alerta en un año plagado de anuncios agoreros, que cuida el peso, que no va a gastar de más ni convalidará cualquier precio por servicios, ya sea de comida o alojamiento.

La administración municipal reconoce que paga la friolera de trescientos mil pesos mensuales por servicios de urgencia que llegan a lugares céntricos como la peatonal en cuarenta minutos. Y como si no fuera suficiente lo descripto, la ineficiencia provocada por el sistema de miedo que ha impuesto Pulti provoca parálisis en los que deben ejecutar. A grado tal que recientemente la comuna quedó en rebeldía por no presentarse a la audiencia de millonaria demanda que Teresa Galosi y otros le iniciaron para hacerse de una indemnización por daños provocados por acciones del EMVISUR.

Este detalle, como lo llama el intendente, nos va a costar un par de millones. No por nada la boleta de impuestos municipales reza: “si usted paga el anticipo anual, no deberá pagar las cuotas adjuntas ni las siguientes excepto los ajustes que puedan devenir como consecuencia de no encontrarse aprobada la ordenanza fiscal impositiva”. Clarito: se viene aumento de tasas, y será importante.

Comentá la nota