De Perogrullo

Parece increíble, pero hay cosas que la única posibilidad de cambio es que se modifiquen para peor. Me cuento entre los que siempre hemos entendido que nada positivo debía esperarse de una gestión a cargo de Gustavo Arnaldo Pulti, por su historia personal vinculada a la corrupción en los años ’90: estacionamiento medido, torneo de fútbol de verano, etc.
No olvido que por entonces, su amanuense dilecto de hoy, Gerardo Gómez Muñoz, lo ejecutaba semana a semana en el diario La Capital, caracterizándolo como integrante de "la cooperativa", un ente que, sostenía GM, corrompía la vida pública de la ciudad. De esa "cooperativa" participaban algunos concejales, como Ariel Peña (PJ, hoy fallecido), Fernando Álvarez (UCD, retirado de la política) y claro que Gustavo Pulti.

El Intendente persiste en llevar adelante conductas gravosas tanto para él como para la ciudad. No resuelve nada, persigue fantasmas y maneja una política de mentiras que por cierto causa fastidio y un poco de asombro. Esta semana sorprendió con una revisión de los permisos de obra a la constructora Mastrángelo para un edificio en propiedad horizontal a construirse en Güemes y la costa, resistido por los vecinos, y que GAP había indicado en sus épocas de concejal que jamás se construiría si no lo autorizaba el Concejo Deliberante.

El tema es que la obra está aprobada conforme a derecho y no requiere de excepción para su construcción. Sin embargo, Pulti, que tiene por costumbre no dar la cara ante los vecinos para exponer su verdadera opinión, empuja una y otra vez a la empresa a un juicio que podría costarle millones al erario municipal.

Todo se hace aquí por espasmos. Este Intendente, que tuvo el tupé de anunciar la construcción de la nueva terminal de ómnibus como un acto propio de su administración, hoy se encuentra frente a la imprevisión propia y heredada. Porque como nadie ha previsto nada de nada, el ingreso y egreso de las unidades de transporte de pasajeros no tiene un canal ordenado de manera sensata. Por señalar una sola de las decenas de inconsistencias del proyecto.

Es por eso que se anuncia el ensanche de la avenida Libertad, lo que significará quitar una de las arboledas más añosas de la ciudad. Según ha explicado Alfredo Antoniucci -alguien que en esta ciudad sabe mucho de este tema-, retirar los árboles en esta época del año es condenarlos a morir. Antoniucci valoró el retiro en un mínimo de $10.000 por cada una de las especies.

En la idea de hacer anuncios a borbotones, Pulti ha hecho saber que enviará al Concejo una ordenanza para que se impongan multas a quienes derrochen agua, afectando ignorar que existen disposiciones de antaño que regulan esta cuestión. Es OSSE la que tiene el poder de policía para hacer cumplir las normas vigentes, así que no hace falta ninguna ordenanza nueva al respecto. Pero las palmas se las lleva el tema inseguridad. Reunido con el comisionado Osvaldo Castelli, el Intendente y su inexistente secretario de Gobierno buscaron retrucar las denuncias de los foros de seguridad y ONGs por la ausencia de políticas a propósito, pese a haber recibido 14 millones de pesos de la Nación vía Provincia para equipamiento en la materia.

Ha dicho Castelli que el delito disminuyó en este distrito un 33%. Soberbio disparate que la realidad desdice. Es bastante obvio que el comisionado se ha imbuido de la tónica imperante en la comuna: miente, miente, que los diarios te publican todo. Habría que avisarles al Intendente y al comisionado que la Comisaría 12ª no tiene patrulleros, por ejemplo. Que las unidades no cumplen con los requisitos de la VTV. Que el personal está agotado por la falta de descanso y que, aunque Castelli diga que debido a la iniciativa del Intendente, con la presencia de Prefectura en la ciudad mejoraron los controles, todos, absolutamente todos aquí sabemos que no es así.

Sólo peroran, hasta que la paciencia general se acabe.

Comentá la nota