Pernía hizo todo bien y tuvo un festejo de punta a punta

Pernía hizo todo bien y tuvo un festejo de punta a punta
Logró la pole, no se equivocó y tuvo un auto (Honda) que le respondió a pleno en la noche del TC 2000.
Esta pole vale un 60% para la victoria", calculaba Leonel Pernía, mientras disfrutaba de su condición de poleman debutante en el TC 2000 y las sombras de esa noche tan esperada comenzaban a invadir un callejero de Santa Fe desbordante de un entusiasta público. No era para menos tanta ansiedad. La noche, la gran noche de la primera carrera nocturna del TC 2000 oficial estaba por llegar. Una multitud de 50.000 personas fue testigo.

Pernía repartió el porcentaje restante en partes iguales (10%) entre largar bien, tener suerte, no chocar ni ser chocado y no ser superado por otro auto. Largó bien en la temida horquilla inicial donde el lote empezó a encolumnarse prolijamente. En la 2ª pasada Rossi tocó a Ledesma. Primer golpe de escena porque Matías se retrasó. Tres giros más tarde Rossi se quedó definitivamente con lengüetas de fuego saliendo de los discos de frenos. Casi despedida a sus lejanas pretensions al título.

Tuvo suerte Pernía. Por partida doble. En la vuelta 12 porque esquivó con lo justo al rezagado Néstor Riva que abruptamente apareció en su camino tras la segunda de las tres entradas del auto de seguridad. Y dos giros más tarde porque pudo controlar a un Honda que se le puso indócil en el frenaje. Tampoco chocó Pernía, ni fue golpoeado por nadie.

Finalmente tampoco Leonel fue superado por alguien. Cumplió la ley de los poleman para los callejeros, que establece que auto que no falla y piloto que no se equivoca son ganadores de punta a punta. En ningún momento Pernía vio amenazado su liderazgo. Ni por Silva primero ni por López despues. "Tener a mis compañeros detrás me dio tranquilidad", reconoció Pernía tras sumar su segunda victoria en 40 carreras de TC 2000. Fue el reconcomiento que sin orden expresa de equipo (el director Víctor Rosso sólo les pidió que se respetaran) el tandilense era el elegido para esta victoria.

Fue paseo de Honda en la noche santafesina pero no en el orden lineal que podía imaginarse en un callejero donde los sobrepasos son muy difíciles. El molde lo rompió, cuando no, José María López, con ese sobrepaso a Juan Manuel Silva en la novena vuelta. Fue en el frenaje de la primera curva, justo en el único lugar que Pechito consideraba posible pasar a otro auto.

"Me sorprendió que el Pato frenó antes y no me quedó otra que superarlo" dijo Pechito sobre la maniobra que sorprendió a Silva. Como en el Chaco, aquel día del sobrepaso de López que obligó a una orden de equipo para devolverle el lugar a su compañero ¿ habrá pensado Silva que López debía respetar su lugar? No debió pensarlo si en la conferencia de prensa previa, tanto él como Pechito y Pernía reconocieron que no había órdenes. Incluso López anticipó que "si un compañero viene más rápido el otro no tiene por qué complicarlo en el sobrepaso."

"Pechito es un piloto fantastico, muy despierto que aprovecha los pequeños errores que uno pude cometer. Me pasó bien" admitió Silva. Con el sobrepaso Pechito redujo a 4,50 puntos la ventaja respecto del lider Silva. Hoy desde las 13,15 López largará adelante la segunda carrera. Si como Pernía, larga bien, tiene suerte, no lo chocan , ni lo pasa nadie, Pechito paseará por las calles de Sante Fe.

Comentá la nota