Una pericia de la Corte, clave en la causa sobre el patrimonio K

La Oficina Anticorrupción no interviene para determinar si hubo enriquecimiento ilícito.
La Oficina Anticorrupción (OA), que dirige el kirchnerista Julio Vitobello y que depende del Ministerio de Justicia, revisó las declaraciones juradas de Cristina y Néstor Kirchner. Pero pidió no realizar una pericia para determinar si el patrimonio creció de manera ilegal. La OA se corrió de la investigación y solicitó que el estudio de los bienes del matrimonio lo realice el Cuerpo de Peritos Contadores de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, no porque haya detectado irregularidades, sino por una cuestión de objetividad e independencia. Ahora los contadores conducidos por Alfredo Peralta deberán determinar si los Kirchner aumentaron ilegalmente su patrimonio en 2008.

El juez federal Norberto Oyarbide y el fiscal Eduardo Taiano investigan por enriquecimiento ilícito al matrimonio Kirchner. El juez le pidió, el 8 de septiembre pasado, a la OA que realizara un estudio de las declaraciones juradas para emitir una opinión. Veinte días más tarde, con la firma de Claudia Sosa (Directora de Investigaciones de la OA) y de Arturo Gutiérrez (Coordinador de Investigaciones), se cerró un informe de 20 páginas al que accedió Clarín. Al día siguiente, Vitobello se lo envió a Oyarbide y le hizo saber que compartía todo lo allí establecido.

Pero la OA decidió no hacer la pericia, según consta en su informe, para "salvar el efecto inconveniente que ejercerían sobre esta cuestión los eventuales reparos que, desde un campo ajeno a lo jurídico, pudieran realizarse tomando como base el hecho de una actuación unilateral de una repartición administrativa, como la Oficina Anticorrupción, respecto de una denuncia penal dirigida directamente hacia un superior jerárquico de su titular".

En el expediente de Oyarbide, mientras se aguarda el resultado de la pericia que ordenó el juez, los Kirchner hicieron su descargo. Ayer este diario reveló la presentación del contador Víctor Alejando Manzanares, en nombre del matrimonio Kirchner. Allí se estableció que las ganancias en el 2008 fueron de $27.802.400,50 y que el patrimonio alcanzó los $44.307.672,94: un aumento del 158% con respecto al 2007.

Cuando en julio pasado los Kirchner presentaron su declaración jurada de bienes ante la Oficina Anticorrupción, y los datos fueron publicados, se realizó una denuncia que terminó en el juzgado de Oyarbide.

En el informe que presentó Manzanares se establecieron todas las fuentes de ingresos de los Kirchner en 2008. El interés percibido por sus plazos fijos debería ser uno de los puntos a dilucidar por los peritos. Es que, en 2008, las tasas de interés promedio que pagaron los bancos fueron del 13,86% en pesos y 3,07% en dólares. Kirchner, según un informe de expertos contables con acceso a su declaración jurada, cobró intereses del 34% en pesos y 47% en dólares. Es decir, consiguió, por haber depositado en el Banco de Santa Cruz de los Eskenazi, tasas entre 2,5 y 15 veces mayores a las del sistema.

Comentá la nota