Pergamino, la ciudad que rompió el silencio y ahora pide respuestas

El silencio en Pergamino terminó y ahora los vecinos decidieron salir a la calle en reclamo de explicaciones. Clavaron los ojos en la Policía, en los fiscales y en las autoridades en Seguridad. Dicen que quieren que se vayan todos. Que la muerte de la familia Pomar era la noticia que nadie quería escuchar. Menos, 24 días después.
"Los investigadores hicieron trabajo de escritorio. ¿Dónde estuvieron los 2.500 tipos que decían que estaban rastrillando? ¿Por qué los encontraron sólo dos personas?", cuestiona Tanya Caldentey, que junto con otros vecinos, familiares y amigos de los Pomar realizaron una marcha de protesta ayer a la tarde.

En minutos, la Plaza Merced, el punto de encuentro que parecía que iba a quedar desolado, se llenó de más de 300 personas aplaudiendo al grito de justicia. "Nosotros queremos que se esclarezca lo que sucedió", dijo Paola Galván, la organizadora de una convocatoria espontánea entre vecinos, en la que también hubo reclamos por la seguridad de esta ciudad de 140.000 habitantes y para que se mejoren las rutas de la provincia de Buenos Aires para evitar accidentes.

La idea fue de su amiga Cecilia, la hermana de Fernando porque "quieren saber qué pasó, por qué tardaron 24 días en encontrarlos". Paola Galván dijo que creen que los investigadores se equivocaron al desestimar la hipótesis del accidente y seguir otras que indicaran que la familia había desaparecido por otros motivos. "Sobre todo por todas las cosas que se inventaron de mi hermano. Hasta que estaba metido con la efedrina", señaló, enojada.

La movilización se realizó desde la plaza central hasta la fiscalía de Pergamino, donde nadie atendió los reclamos. El intendente Héctor María Gutiérrez tampoco estuvo. Les envío una carta a las familias lamentando su ausencia.

María Cristina Viagrán, madre de Gabriela, y la familia de Fernando, se sienten engañados. "Hoy dudamos de todo, ¿cómo pueden trabajar así?", dijo Nancy, hermana de María Cristina.

La de ayer no fue la primera marcha por el caso Pomar: el 23 de noviembre había habido una manifestación, reclamando que se encontrara a la familia.

Las vecinos se acercaban a dejar velas a las fotos del matrimonio Pomar y sus hijas que pegaron en el monumento de la plaza principal. Allí, les dejaron un mensaje en un cartel: "Cande y Pili perdón por no saberles construir un futuro mejor, por no saber elegir quienes nos gobiernan y nos cuidan. En esos somos todos culpables... Fer y Gaby para ustedes también mi perdón".

Comentá la nota