Pérez respeta la decisión de Moreira aunque dijo que debería haber renunciado a la banca

No dramatizó lo sucedido. Consideró que la renunciante concejala del bloque del Frente para la Victoria, Ana Rita Moreira, hizo lo correcto en dejar ese espacio político si no comparte los lineamientos políticos de los gobiernos nacional, provincial y municipal. No obstante, y luego de leer la nota que le envió Moreira explicando su decisión, dijo que lo políticamente correcto hubiera sido que renuncia a su banca en el Deliberativo como hizo semanas atrás el edil Emilio Fischenich, quien se fue haciendo duras apreciaciones contra el Concejo. Admitió que en ese ámbito "se vive un ambiente de cuarta".
"Lo difícil no es hacer lo correcto sino que lo difícil es saber qué es lo correcto. Y una vez que lo sabés, lo difícil es no hacerlo. La concejala Moreira se dio cuenta que lo correcto era irse del bloque del Frente para la Victoria y tomó esa determinación. Basta con leer la renuncia para saber qué opina de los gobiernos nacional, provincial y municipal. Me parece que no le quedaba espacio para estar dentro del bloque oficialis-ta", aseguró.

En su lectura sobre la "salida" de Moreira del bloque (tenía mandato hasta diciembre de 2009), Pérez sostuvo que respeta la decisión aunque reconoció que "hubiera preferido, porque hay ediles suplentes en el Frente para la Victoria, que uno de ellos siga ocupando la banca de Moreira y así mantener el número de seis ediles. Pero ella prefiere quedarse y seguramente deberá responderle a sus seguidores. Tendrá obligaciones que ella entiende que debe cumplir. Pero a mí entender lo absolutamente correcto hubiera sido irse del Concejo Deliberante. No obstante, reitero que respeto su decisión".

-En la nota de renuncia, Moreira dice que usted se ha dirigido al Concejo en más de una oportunidad con descalificaciones, agravios, críticas infundadas e indiferencia.

-Me sorprende que diga eso porque yo las diferencias que tengo con el gobierno nacional, provincial o local las planteó en el ámbito que corresponde. Las planteé con el ex presidente Kirchner, con el gobernador Scioli y su gabinete, y he tenido duras discusiones con el bloque de concejales del Frente, que debe ser a lo que se refiere Moreira, porque si ustedes revisan los archivos no van a encontrar ninguna frase donde yo haya agraviado a algún concejal ni al bloque. Sí han recibido agravios de otros concejales y no han actuado en consecuencia, por ejemplo, cuando fueron acusados algunos concejales, entre ellos Moreira, de deshonestidad intelectual y de bolsillo por varios ediles del justi-cialismo. Y cuando (Emilio) Fis-chenich se va dice que el Concejo es de cuarta, y no hubo reacción, "se comieron el garrón pasivamente".

-¿Mantiene diferencias con el bloque de ediles del Frente?

-Las he tenido. En algunos casos he exigido a sus integrantes más convicción, más credibilidad y lealtad hacia el Ejecutivo. ¿Qué significa lealtad? No hablo de obsecuencia sino de que no hagan o digan cosas que favorezcan más al enemigo político que a tu grupo. Cuando uno hace eso, se está pasando de bando y tiene que hacer lo que hizo Moreira. Las diferencias siempre he tratado de dirimirlas en el frente interno y cuando ha trascendido es por el mecanismo de peluquería, que es el de salir por los medios a decir lo que se discute en el ámbito de un partido político, de un bloque o de un gabinete. La democracia debe nutrirse de las diferencias de criterio. A veces por mi forma de ser puedo tener alguna actitud dura, puedo ser muy directo, frontal, a veces cruel o muy franco al decir las cosas, pero siempre desde una óptica positiva y preservando la gestión municipal. No especulo con mi situación particular o con las próximas elecciones. Hay quienes piensan que el Frente para la Victoria puede estar debilitado. Puede ser, pero elegí este espacio político y voy a privilegiar Balcarce. No está en juego Pérez sino una gestión de gobierno. De la elección del 2009, pasan dos años y luego nadie habla. De lo que pueda quedar hecho por esta gestión municipal, se va a hablar en los próximos cincuenta años. Y a eso aspiro yo.

-¿Algún otro concejal disconforme puede seguir el mismo camino que Moreira?

-Está en su derecho a hacerlo pero yo no estoy en conocimiento de nada. Tampoco estaba en conocimiento de ésto. Ella habla de una reunión que no se produjo porque nadie me la pidió. Pero si hubiera habido una reunión nada se hubiera podido recomponer porque las diferencias que plantea Moreira son de fondo y conceptuales. Si no está de acuerdo para nada con el gobierno nacional, para nada con el gobierno provincial y menos con el municipal, eso no se arregla con una reunión sino yéndose del bloque para hacer su monobloque.

-Habló de lealtad. De los actuales integrantes del bloque del oficialismo, ¿usted sigue percibiendo esa lealtad a la que hacía diferencia?

-Yo creo que les falta convicción para actuar en minoría. La situación más incomoda es ser oficialista y estar en la minoría. Ser oficialista y con mayoría ya estuvimos doce años gobernando. En cambio, quienes son minoría y están en la oposición, históricamente son los que dicen que arreglarían todos los problemas del país. Y después te pasa como la Alianza. El día que lo agarran, lo vuelcan. Y la situación más incómoda es ser oficialista y estar en minoría. A algunos les cuesta más defender con convicción algunos temas. Por ejemplo, la radicación de la empresa Montenegro. Me hubiera gustado que el bloque lo defendiera más enfáticamente pero decidieron no debatirlo. Me parecía que ante una situación de esa naturaleza, donde se podía lograr algo interesante para Balcarce, los concejales iban a actuar con convicción y garra, y eso no lo percibí.

Comentá la nota