Pérez Esquivel se enfrentó a Rooney cara a cara y le reclamó por la contaminación

Deterioro. El célebre arquitecto argentino presentó varios informes respecto del daño ambiental producido por La Alumbrera en el canal DP2. Pese a las pruebas elocuentes, la minera negó los hechos.
Los perjuicios producidos por la explotación minera de La Alumbrera, han trascendido los oídos locales y comenzaron a generar preocupación en todo el país, por eso el premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, se entrevistó con el vicepresidente de minera La Alumbrera y procesado por delitos ambientales, Julián Rooney.

Durante la reunión, el arquitecto argentino le expuso al ejecutivo de la empresa algunas cuestiones relacionadas con los daños producidos por la actividad.

Contaminación ambiental, fue el primer tema que planteó Pérez Esquivel. “Según Minera Alumbrera, no existe ninguna prueba de contaminación del agua provocada por su emprendimiento Bajo La Alumbrera”, reza el informe que realizó Pérez Esquivel luego de la reunión.

En el transcurso del encuentro le exhibieron al vicepresidente de la minera los informes presentados por Gendarmería Nacional en 2003 y 2004 que dan cuenta de los valores peligrosamente altos de arsénico, cobre, mercurio y plomo. Rooney respondió que “las muestras de la Gendarmería Nacional no son válidas, porque no fueron tomadas en presencia de la empresa”; a lo que Pérez Esquivel refutó con un informe de la propia Secretaría de Minería de la Nación, que reconoció que la actividad de Minera Alumbrera contaminaba, refiriéndose a los elevados contenidos de metales en el canal DP2 que desemboca en el embalse Río Hondo.

Saqueo de recursos

El uso del agua de la zona fue otro de los temas abordados durante la reunión, la empresa Minera Alumbrera indicó que considera que “su actividad minera no afecta las reservas de agua subterráneas del acuífero del Campo del Arenal” (el mismo que usará el emprendimiento de Agua Rica), explicaron además que disponen de pozos de monitoreo para verificar el nivel de las napas de agua.

Como oposición a lo argüido por la minera, el premio Nobel cuestionó “el hecho de que muchas personas que están viviendo en los departamentos aledaños se dicen perjudicadas por su emprendimiento minero y sufren de la falta de agua, recurso indispensable para sus actividades productivas, en particular la agricultura”.

A ello la empresa respondió que no consideraba tener responsabilidad alguna por esa falta de agua, e interpretó la misma “como el resultado de la falta de canales de riego o la mala calidad de los que ya existen y el aumento de la demanda de agua”, ya que, según la empresa, la superficie cultivable en el departamento Santa María aumentó entre 1995 y 2005, lo que genera según la minera un gran desperdicio del agua existente.

“Una vez más, los datos informados por la empresa contrastan con las informaciones que nos vienen llegando de otras fuentes; según un estudio de Ricardo Ortiz, Santa María es una localidad que perdió el 40% del agua; el 70% del sector agropecuario del departamento de Santa María ha dejado de producir por falta de agua y parte del cauce del río se está secando”, apuntó Pérez Esquivel.

Inclusive para reforzar los datos aportados, el dirigente presentó un informe del Consejo Local Asesor del Inta de la ciudad de Andalgalá, que estableció que “el programa Estratégico Institucional del Inta 2005-2015, prioriza y fija como ejes estratégicos para el desarrollo, la sustentabilidad, la competitividad y equidad social, lo cual a simple análisis se contradice con una actividad económica meramente extractiva y contaminante, que dividió a nuestras comunidades y pone en serios riesgos a sistemas productivos y a las cuencas hídricas de agua superficial y subterránea”. 

Comentá la nota