Pérez dice que antes nunca se controló a OSM

"Aquí hay un largo proceso de desinversión y de falta de control estatal", dijo ayer el ministro de Infraestructura, Vivienda y Transporte, Francisco Pérez, en respuesta a las críticas que hizo Julio Cobos respecto de la intervención de Obras Sanitarias y del aumento de tarifas decididos por Celso Jaque el lunes pasado.

"Durante muchos años fue casi nula la inversión en aguas y cloacas, tanto por parte de la empresa como de la Provincia", señaló Pérez, quien destacó que no cabe ninguna duda de que "aquí hubo concesionarios que no estuvieron a la altura de las circunstancias, que no cumplieron con lo que se habían comprometido, y un Estado provincial ausente de la política de servicios públicos en materia de agua y saneamiento".

Señaló Pérez que "hoy Cobos nos pide prudencia. Él mismo dice que recibió una empresa en crisis ¿Qué hizo para sacarla de esa situación? Lo real y concreto es que hoy está en serio riesgo el sistema de agua y cloacas de Mendoza, una situación que se fue produciendo con el paso de los años y había que tomar medidas sin dilación".

Las críticas del Vicepresidente causaron mucho malestar en el Ejecutivo y de ahí la respuesta de Pérez. "Lo único que se hizo durante mucho tiempo fue discutir cartas de entendimiento y renegociaciones del contrato. Pero lo que realmente tiene que hacer cualquier Estado ante la concesión de un servicio público, es auditarlo, controlarlo y exigirle, lo que no ocurrió", enfatizó el funcionario.

Dijo que la Provincia, con 20% de las acciones en su poder, "nunca tuvo un miembro del directorio ni un síndico ni un representante en las asambleas. Tampoco se hizo una auditoría externa ni interna contratada con alguna universidad. Por eso, nosotros, apenas asumimos, comenzamos a enviar un representante del ministerio, y en dos o tres oportunidades en que estuvimos reunidos con todos los accionistas, el Gobernador solicitó expresamente la modificación estatutaria para que ingresara un un director por parte de la Provincia".

Puntualizó además que durante esta gestión hubo intención de comprar las acciones clase "C" y de esa manera ingresar a la empresa, "pero no nos acompañó la Legislatura".

Por otra parte, el funcionario denunció "un dato que no es menor: a diferencia de la primera, en la segunda carta de entendimiento se cambió una cláusula de seguro de 18 millones de dólares por una caución de $ 3 millones. También difiere la segunda carta en que de un 100% del canon de concesión se pasó al 50%, lo que no se abona en efectivo sino en obras".

Por tales razón argumentó que "ahora todo tiene que cambiar. Durante nuestra gestión ya hicimos dos denuncias penales y le impusimos una multa de 100 mil pesos a la empresa Saur.

"Ahora se ha contratado una auditoría de la UNCuyo para revisar la situación económica y financiera y la cuestión tarifaria. Yhacia adelante queremos, a través del consejo asesor, darle participación a las universidades, al comité científico, a los partidos políticos y entre todos decidir cuál es la empresa de agua que requiere Mendoza", explicó.

En cuanto a la advertencia de Cobos sobre el juicio millonario que pone en riesgo a la Provincia, Pérez dijo que "ante una demanda, contestaremos con todos los problemas que la empresa generó". / Lorenzo Sartori

Comentá la nota