Pérez confirmó que no renuncia y ratificó a su gabinete.

El intendente brindó una conferencia de prensa donde se refirió al tema de su posible renuncia tras lo cual confirmó su continuidad al frente del Ejecutivo y ratificó a los integrantes de su gabinete, aunque anunció cambios en algunas áreas específicas. Dijo: "Recibí llamados pidiendo que no me vaya", como anticipó La Vanguardia el fin de semana en el análisis político después de la elección.
Pérez confirmó que no renuncia y ratificó a su gabinete. El intendente brindó una conferencia de prensa donde se refirió al tema de su posible renuncia tras lo cual confirmó su continuidad al frente del Ejecutivo y ratificó a los integrantes de su gabinete, aunque anunció cambios en algunas áreas específicas. Respecto del análisis pos electoral, Pérez sostuvo: "como un setenta por ciento de la población no votó por el proyecto del oficialismo, sumado a unos últimos 15 días de campaña muy intensos y de mucha agresividad, y lo que es peor, con publicidades anónimas, pasacalles con proclamas agresivas, y un hecho que afectó a mi familia como algunos animales muertos arrojados en el patio de mi casa el domingo a la mañana, es que puse a consideración mi renuncia. Instalar el tema de la renuncia, me permitió recoger opiniones objetivas y de personas que están más distanciadas del entorno, además de consultarlo con funcionarios de la provincia y el propio gobernador. A partir de ello, empezaron a llegar innumerables mensajes y llamados telefónicos pidiendo que no me vaya -como adelantó La Vanguardia el último fin de semana- y hasta me decían que estaba haciendo una lectura equivocada de la elección, porque este no fue un voto contra esta gestión", dijo el intendente.

El análisis. Pese a los esfuerzos por mostrarse fuerte en la derrota y en la adversidad, a esta altura llaman poderosamente la atención algunos de los argumentos que exhibió el intendente en la conferencia de prensa de este martes al referirse a su "posible renuncia", cuestión que, en verdad, y como adelantó La Vanguardia el fin de semana- nunco estuvo en discusión y fue claramente establecida como parte de una estrategia para medir la respuesta de la gente ante una situación límite sustentada por el revés electoral. En este contexto, parece contradictorio que el intendente no analice en profundidad el mensaje de las urnas, -un 70 por ciento no votó por el oficialismo- para hacer cambios importantes y timonear en medio de la tormenta, y si escuche con más atención los mensajes y llamados telefónicos de personas que estan "distantes" del entorno del intendente, aunque extrañamente tienen llegada directa con el jefe comunal. Por otra parte, desde que comenzó la campaña electoral se dijo que se plebiscitaba la gestión, pero tras el resultado de las urnas ya no se plebiscitó el gobierno, sino que el análisis que hace el intendente es que la gente votó en contra de Kirchner, pero no de la gestión local. Ahora, habrá que ver cómo avanza el intendente con su gestión en medio de un escenario que cambió radicalmente y que seguramente obligará a redoblar los esfuerzos para mantener el curso de un gobierno que necesita de un nuevo impulso y otro perfil para afontar los próximos dos años de gestión que tiene por delante.

Comentá la nota