Pereyra pidió "tranquilidad" a los petroleros

El titular del sindicato dijo que sigue realizando gestiones para evitar despidos en el sector. El parate de la producción ya impactó en la economía neuquina. Se estima que los sueldos de unos 1.800 empleados se redujeron entre 2.500 y 3.000 pesos.

Entre 2.500 y 3.000 pesos ascienden las sumas que dejaron de cobrar cada uno de los trabajadores petroleros suspendidos por las empresas ante la crisis internacional que comenzó a golpear a la Argentina y particularmente a la provincia de Neuquén, por la caída del precio del petróleo.

Son 1.800 empleados que se encuentran en su hogar, aunque siguen percibiendo el salario, recortado en una serie de ítems que no llevan adelante.

La caída del 60 por ciento de la producción petrolera generó un “parate” de actividades, aunque a través de acuerdos logrados entre el gobierno de la provincia, el sindicato y las empresas, se mantendrá el nivel de ocupación.

“Aunque caigan sus ingresos un 20 o 25 por ciento, lo importante es que nosotros formamos un colchón salarial y los sueldos todavía son importantes”, dijo este lunes Guillermo Pereyrra, referente del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro y Neuquén, poco antes de viajar a Buenos Aires. En la Capital Federal, Pereyra hará gestiones por 600 telegramas de despidos que llegaron en Rincón de los Sauces en una empresa contratista de YPF.

“Les pido a los compañeros que se queden tranquilos”, fue el mensaje de Pereyra.

La inactividad en el sector petrolero generó un impacto inmediato en la economía neuquina. Durante los últimos meses ya se confirmó la desaceleración en el consumo en comercios y cadenas de supermercados, mientras que en otros rubros, como el de los alquileres también se siente el efecto. Por caso, el vicepresidente de la Cámara Inmobiliaria de Neuquén, Guillermo Reybet, indicó que muchas viviendas alquiladas por trabajadores petroleros quedaron desocupadas.

En declaraciones a Radio CALF, el dirigente dijo que si bien la demanda de casas y departamentos modestos se mantiene, en las grandes viviendas hubo una caída muy importante.

Comentá la nota