Pereyra: "No voy a negociar la cabeza de ningún trabajador"

Pereyra: "No voy a negociar la cabeza de ningún trabajador"
RINCÓN DE LOS SAUCES (ARS).- "No voy a negociar la cabeza de ningún trabajador", advirtió ayer el titular del sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro y Neuquén, y advirtió que de no haber acuerdo con las empresas convocará el próximo lunes "una asamblea de 20.000 trabajadores" en Neuquén capital para resolver las medidas a seguir.
De esta forma, Pereyra quien hasta anoche participaba en Buenos Aires de las negociaciones para encontrar una salida al conflicto petrolero, abrió el paraguas ante las amenazas de algunas empresas, que pedían cesantear a un porcentaje de los trabajadores para acordar la reactivación de la actividad.

En diálogo telefónico con "Río Negro", Pereyra aseguró ayer que el sindicato se juega una importante carta con la negociación que busca una salida a la crisis del sector.

El líder gremial anunció que, de no arribarse a un acuerdo, se propone "agrupar en una asamblea multitudinaria, a todos los trabajadores petroleros" para resolver las medidas a seguir".

Ayer, el líder sindical aseguró que volvía a Neuquén para coordinar acciones ante la dura postura empresarial, pero luego resolvió permanecer en la capital federal pendiente de las negociaciones (ver nota central).

Consultado sobre si el paro por 48 horas se extendería, el secretario general del gremio petrolero respondió: "todo se va a decidir con la comisión directiva y los trabajadores, pero sin que despidan a ningún compañero, no lo vamos a permitir", aseguró.

Para hoy a media mañana, está prevista la reunión de la comisión directiva del sindicato y el próximo lunes se comenzó a gestar una asamblea multitudinaria con alrededor de 20.000 trabajadores en la capital neuquina, según expresó Pereyra.

Según se supo, unos 2.000 petroleros corren el riesgo de ser despedidos por las compañías, en una primera etapa, ante la falta de actividades de perforación.

El paro que comenzó el jueves pasado poco después del mediodía, afecta toda la producción petrolera de los principales yacimientos de Neuquén, Río Negro y La Pampa.

Pero Pereyra y sus delegados, fueron enfáticos al asegurar que solo se cortará la producción y transporte de petróleo sin tocar el suministro de gas a las grandes ciudades.

Desde el sindicato se informó que "estuvimos toda la noche y la madrugada recorriendo los yacimientos gasíferos para que nadie se atreva a cortar" el suministro del fluido.

Delegados gremiales recorrieron las plantas de producción de gas y petróleo de la zona en compañía de Wálter Fagyas, asesor de la subsecretaría de Control y Planificación Federal, del gobierno nacional.

Fagyas, tenía por misión informar a Nación sobre cualquier intento de corte de gas en los yacimientos, sea quien fuere el responsable.

Comentá la nota