Peregrinación cordobesa a Olivos (Schiaretti, Giacomino e intendentes firman hoy obras)

Ratificarán planes de viviendas para municipios del interior y de la Capital, obras de infraestructura vial y el cierre de la Circunvalación.

Cristina Fernández de Kirchner recibirá hoy en Olivos al gobernador Juan Schiaretti, a miembros del Gabinete provincial, al intendente Daniel Giacomino y a varios jefes municipales provinciales, sin distinciones partidarias, para ratificar convenios de obra pública esbozados en el plan anticrisis presentado por la Nación.

Se trataría de una suma cercana a los 9.000 millones de pesos, según estimó el diputado nacional Alberto Cantero, que tendría la función de la rápida creación de mano de obra con la receta keynesiana.

La presencia de todo el arco político cordobés, ya que también asistirán intendentes radicales, peronistas, kirchneristas y hasta del Frente Nuevo, indica la imperiosa necesidad de fondos que acosan a las administraciones de Córdoba, y que algo de alivio llevarán aunque los fondos lleguen en dosis homeopáticas.

Es que nadie piensa que el gobierno liberará tamaña cantidad de fondos en los próximos tres meses, más allá de la contingencia electoral de octubre, y por el contrario, el plan anticrisis, será llevado en cuentagotas hasta 2011.

Para las alicaídas arcas públicas, cualquier gota de agua parece una inundación, debido a la caída de la coparticipación, que para los municipios del interior bajó un 6,9% si se compara enero de 2009 con 2008, y nada indica que febrero vaya a ser más auspicioso.

También, a nivel nacional, los envíos de coparticipación vienen marcando un descenso, lo que llevó al goberndor Juan Schiaretti a decir que no sabía si podía cumplir con la pauta del presupuesto de aumentar salarios a empleados públicos un 8% anual.

En medio de la sequía provincial, puede Cristina de Kirchner, darse el lujo de mostrar una abultada billetera (habrá que ver si los desembolsos serán igual de generosos que la promesa), ratificando la política kirchnerista de manejar el sistema de lealtades con la caja.

La idea de fijar una política de Estado en torno a la manera de crear puestos de trabajo para paliar los efectos indeseados de la crisis mundial no sería criticable, si es que no se trataría de una acción electoral y la ejecución de las obras comenzara en un plazo razonable, con pleno cumplimiento de lo que se firmará hoy en Olivos.

No es Córdoba el territorio donde los Kirchner tienen el mejor de los conceptos. En realidad detentan una intención de voto del 8%, una cifra insuficiente a la luz de que todavía quedarán después de octubre más de dos años de gestión.

Las necesidades electorales del gobierno, en este caso van de la mano de los coletazos de la crisis, y de los reclamos de una de las provincias que más aporta en concepto de retenciones de soja, sin recibir coparticipación para balancear las cargas.

El modelo centralista nada tiene que ver con los reclamos del gobernador Schiaretti en torno a la redacción y sanción de una nueva ley de coparticipación, y la idea de un Estado federal. Por estos motivos, seguramente, la convocatoria a Olivos a toda la dirigencia política tendrá una amplia convocatoria.

Los puntos alrededor de los que girará la reunión son obras de infraestructura vial, cierre de la Circunvalación de Córdoba y Río Cuarto, y el resto serán convenios con los municipios para iniciar la ejecución del Plan Federal de Viviendas II, conocido en Córdoba como Hogar Clase Media.

El plan de viviendas en el interior, tendrá la modalidad de realización a través de administración municipal, mientras que en la Capital será por licitación y los adjudicatarios tienen plazo hasta el jueves para responder si aceptan las nuevas condiciones.

En Córdoba las viviendas pasaron de valer 53 mil a 80 mil pesos, a lo que habrá que sumar unos 25 mil pesos en concepto de terreno e infraestructura.

Desde el peronismo, el titular del bloque de intendentes Osvaldo Vottero, consideró que el encuentro será %u201Cinstitucional%u201D, al tiempo que destacó que se trata de %u201Cavanzar en obras que fueron anunciadas oportunamente y que ahora se le pondrá los plazos de ejecución%u201D.

Giacomino, también invitado, sumado a Cristina y a Schiaretti, terminará de configurar a nivel gestual un arco kirchnerista (al menos en la foto) que podría tener algún tipo de traducción electoralista.

Más cerca el radical, y más distante el peronista, al menos en el discurso, serán las cartas con las que la Casa Rosada intentará mermarle votos en Córdoba a quienes ven como sus rivales más enconados, Luis Juez y Mario Negri por la posibilidad de una alianza con Elisa Carrió.

Comentá la nota