Perea asegura ser "perseguida" por denunciar

Villa Santa Cruz del Lago. La secretaria comunal de Villa Santa Cruz del Lago, Claudia Perea, denunció ayer ser "víctima de una persecución política", originada luego de haber detectado varias "irregularidades" en el manejo de los fondos de la comuna. Perea aseguró "quieren hacerme la vida imposible" y apuntó con munición gruesa contra el presidente de la localidad, Luis Mirabet.
Claudia Perea, que cumple funciones en la comuna desde finales del 2008 y que se desempeñaba como Tesorera, también puntualizó que le disminuyeron el sueldo y que la tildaron de "demente e incompetente".

Para la funcionaria, todo se inició cuando hizo público que existía "un faltante de dinero" en fondos que se debían destinar al Comedor de Adultos Mayores, que administraba la gestión comunal. A raíz de esa denuncia, Perea participó de una investigación periodística del programa televisivo ADN y, según dice, "desde ese momento todo se volvió en contra mío".

"Esta persecución se inició cuando, en enero, recibimos un dinero del gobierno provincial destinado al comedor –que debió funcionar en Octubre, Noviembre y Diciembre- y ese monto fue gastado y no se devolvió nunca, y yo hice pública esa situación. La comuna gastó el dinero y no pudo responder los pedidos del Ministerio de Desarrollo que pedía que se devolvieran los fondos, inclusive mandando un ultimátum el pasado mes de febrero. Y yo no hice la denuncia por estar en contra de la gestión, sino porque quería que se devolviese la plata"; precisó Perea.

"Ante mis pedidos, nadie me contestaba, y luego el presidente comunal y la secretaria, me llamaron a un reunión y me aseguraron que no devolverían la plata porque la ex presidenta comunal, Delia Cremer, tenía facturas y comprobantes para presentar y rendir ese trimestre. Cuando yo pregunté cómo podía ser, ya que el comedor no funcionó, ellos me dijeron que no importaba y me manifestaron "No podemos devolver la plata porque la gastamos""; agregó la funcionaria, quien expresó que los fondos rondaban los $4500.

Sin embargo, el "infierno" que dice estar viviendo Perea se habría iniciado luego de que se emitiese el programa ADN, cuando, relata, "un rodante salió por las calles del pueblo diciendo que había vecinos auto-convocados que querían referirse a la situación del comedor. Fue entonces que algunos vecinos se acercaron y resultó que todo se trató de una farsa, donde sólo había punteros políticos, la esposa del actual presidente comunal y demás empleados, que me tildaron de loca. Sosteniendo que yo tenía ínfulas y que pretendía ocupar el lugar del presidente comunal, que no se podía creer en los medios de Córdoba y que yo no tenía ningún tipo de respaldo. Que lo mío era demencial".

Pero el conflicto no se habría acabado allí, sino que Perea fue reemplazada en sus funciones y acabó, inexplicablemente, en el puesto de secretaria comunal.

"Mi vida ahora es un infierno, porque me tiran volantes. No tengo donde atender, a veces cumple mis funciones en el patio, en la mesa de entrada de la comuna, tampoco puedo sacar fotocopias porque dicen que no tengo autorización, no puedo usar el teléfono y el Tribunal de Cuentas no puede reunirse conmigo. Pero cómo si fuese poco, no me quieren pagar"; sentenció la mujer, que concluyó: "El jueves pasado me bajaron los viáticos, cuando todos se aumentaron, y no me dieron argumento alguno. Siendo que el propio presidente se aumentó su dieta en $1800, por unos llamados "gastos de representatividad" que no rendiría. Lo que pasa es que quieren que yo me vaya, entonces me hacen la vida imposible. Porque he descubierto ciertas irregularidades".

Comentá la nota