"No nos perdonan haber terminado con la impunidad", señaló Kirchner

"No hemos venido a levantar la mano contra nadie, hemos venido a ofrecer el corazón, la patria nos necesita a todos", dijo Kirchner.

Y un día Néstor Kirchner volvió a Rosario. Anoche estuvo en el Club Sportivo América que fue literalmente desbordado de militantes de diferentes sectores del peronismo santafesino y, si bien tuvo un discurso de tono conciliador —"Vengo con las manos abiertas", dijo en varias oportunidades— el ex presidente aseguró: "No nos perdonan haber terminado con la impunidad" y agregó que "así lo está sufriendo la presidenta (Cristina Fernández) con amenazas permanentes", en alusión a las recibidas a través de una interferencia en el sistema de comunicación del helicóptero presidencial.

   En el inicio de su discurso habló de su "alegría" de estar en esta ciudad, alabó su crecimiento —"siempre se lo digo al intendente (Miguel Lifschitz)"—, pero se encargó de aclarar que "las obras más importantes las está haciendo la compañera Cristina con el gobierno nacional".

   Tres veces intentó arrancar su discurso Kirchner pero debió aguardar para comenzar porque no cesaban los aplausos, cánticos y vítores de la concurrencia que llenó el gimnasio y el patio donde había una pantalla gigante.

   "Es una alegría venir a la provincia de Santa Fe y a esta querida ciudad de Rosario", arrancó el ahora diputado nacional y señaló que cada vez que lo hace, "y esto lo sabe el intendente, vengo con la mirada de frente, porque por más que lo quieran ignorar hemos hecho grandes inversiones cuando estuvimos en la presidencia sin pelearnos para ver quién coloca el cartelito, y esto lo digo porque las grandes obras que se están haciendo en Rosario y Santa Fe las está haciendo la compañera presidenta con el gobierno nacional".

   También, Kirchner instó a la dirigencia política a no "aturdir con peleas de corto vuelo" y resaltó: "que no nos separen dos o tres gerontes".

   "Estamos dispuestos a gobernar muy fuerte estos dos años, pero les pedimos que nos tiendan la mano para profundizar la Argentina y que el pueblo en 2011 pueda levantar la bandera de victoria con los compañeros que corresponda. Lo que importa es la idea y seguir cambiando la patria", sostuvo.

   Kirchner participó de un encuentro con dirigentes previo al acto en la sede del club.

   La mayoría estuvieron detrás de la mesa principal en el escenario. Adelante, además del ex presidente, se sentaron el presidente del bloque de diputados del Frente para la Victoria y organizador del acto Agustín Rossi; el ex intendente Héctor Cavallero; el intendente de Venado Tuerto, José Luis Freyre; y los funcionarios nacionales Juan Manuel Abal Medina, vicejefe de Gabinete, y el titular de la Secretaria de Inteligencia (SI), Héctor Icazuriaga.   

   "Es hora de que la dirigencia lo entienda, basta de aturdir con peleas de corto vuelo", dijo Kirchner y refiriéndose a la provincia de Santa Fe señaló: "Tendamos la mano para construir una provincia de alto vuelo".

   "Pusimos al país en marcha y les decimos a todos los productores, no nos peleemos por tres o cuatro dirigentes", agregó.

   Kirchner dijo que "cuando me tocó servir a la Argentina lo hice con lealtad, y hoy convoco a todos a acompañar a nuestra presidenta para profundizar el cambio y la justicia".

   "El proyecto nacional y popular se va a profundizar. Cristina está tomando todas las medidas que llegan a la producción y al trabajo", indicó.

   El ex presidente dijo que "lamentablemente a la Argentina la hicieron caer, en 2001, por eso llamo a cuidar lo logrado y a tener memoria".

   "No hemos venido a levantar la mano contra nadie, hemos venido a ofrecer el corazón. La patria nos necesita a todos", finalizó.

   Rossi, a su turno, recordó los logros más del gobierno de Kirchner y lo que viene haciendo la presidenta remarcando la asignación universal por hijo y la jubilación para los que les faltaban aportes, lo que —indicó— "tiene que ver con la dignidad de los argentinos en las dos franjas más vulnerables: la niñez y los ancianos".

   También pidió que les "den la oportunidad a esta generación de nuevos dirigentes de gobernar" la provincia y, en obvia alusión a la gestión de Hermes Binner, aseguró: "No vamos a ser el continuismo, pero tampoco queremos volver al pasado", en lo que elípticamente podría leerse como un mensaje a las gobernaciones de Carlos Reutemann y Jorge Obeid.

Comentá la nota