En un año, se perdieron 400 mil empleos en blanco

El plan parece más destinado a mitigar la pobreza que a crear trabajo genuino.
Por sus características -tareas comunitarias-, los fondos en juego -inicialmente $ 1.500 millones- y el objetivo buscado -más de 100.000 personas-, el "Plan de Ingreso Social con Trabajo" se asemeja más a un programa para mitigar la pobreza que a generar puestos de trabajo genuinos. Detrás de los anuncios subyace el diagnóstico de fuerte pérdida de puestos de trabajo y deterioro social que se produjo en los dos últimos años por el impacto de la crisis global y la recesión doméstica.

De ahí que el plan comenzará a aplicarse en el conurbano bonaerense, en especial en "barrios, villas y aglomerados urbanos con alta vulnerabilidad social", como se informó ayer. Y como fue anunciado, se trata de una nueva variante de planes sociales y de empleo que se implementaron en el pasado, con discutidos resultados en términos de ocupación formal e inclusión social.

Se calcula, ya que no hay información oficial, que en un año se perdieron unos 400.000 empleos en blanco ya que las empresas aportaron a la Seguridad Social por 5,5 millones de empleados en relación de dependencia, cuando en mayo de 2008 los aportes sumaron 5.926.584 empleos registrados. En la primera mitad de 2009, la medición del INDEC entre las grandes empresas registradas dio que el empleo industrial se achicó un 4,3%, lo que representan unos 50.000 puestos menos. Aún así, la UIA estima que la caída es mayor.

En la construcción, los datos del sector marcan una pérdida de 55.000 empleos en blanco en los últimos 12 meses a mayo de 2009, mientras se estima una caída superior en el número de ocupados informales o en negro. En este sector clave, hay más de 100.000 empleos menos.

Por las tareas básicas a realizar la implementación del plan no será automática y supone, en muchos casos, la absorción de otros planes que ya se aplican en provincias y municipios, similares al anunciado ayer.

"Los trabajos a realizar por las cooperativas incluirán desde el pintado de cordones y escuelas hasta la construcción de redes cloacales y veredas", dice la información oficial lo que asemeja esos planes a tareas propias de los municipios, pero con la característica de que los trabajadores serán "monotributistas" que hoy tienen menores derechos laborales y mayor precariedad que los que se desempeñan en relación de dependencia. Meses atrás, luego de criticar que beneficiarios de planes sociales trabajaran en Municipios y Provincias y no formaran parte de la planta, el Gobierno financió planes para que esa gente fuera incorporada a la dotación estable.

De ahí que el anuncio - en términos de ocupación, inclusión social- deberá transitar todavía la prueba de los hechos.

Comentá la nota