Las pérdidas en la producción obligan a establecer estrategias en el Chaco

SAENZ PEÑA (Agencia)--Las cooperativas algodoneras de esta ciudad evaluaron como altamente necesaria la búsqueda de estrategias para mantener las expectativas del cultivo del algodón, al considerar que es el único generador de fuentes de trabajo no calificado en forma directa.
La estrategia oficial de impulsar el área de siembra de algodón se enfrentó con una caída estrepitosa de los precios, como consecuencia de la crisis financiera internacional, por lo cual se estima que en el mercado argentino, en el mejor de los casos, se pagaría 1000 pesos la tonelada en bruto, con lo cual los productores no alcanzarán a cubrir los costos. No obstante, la idea del gobierno del Chaco es sostener la producción del textil, lo cual genera para los productores alivio a la hora de pensar en el laboreo de la tierra.

En el 2008 el cultivo que históricamente caracterizó al Chaco experimentó un enorme contraste. De muy buenas perspectivas que se tenían principio de año, con un precio que oscilaba en los 70 centavos de dólar la libra, a los 55 centavos cotizados en el mes de diciembre, de acuerdo con la Cámara Algodonera Argentina.

La situación del mercado argentino está deprimida también por la información de que hay mucha fibra en stock, lo cual también puede tender los precios para la baja.

Pero no sólo desde las cooperativas se habló de este tema, sino también desde el INTA: “Se está hablando de que los precios no superen en ningún caso los 1000 pesos por tonelada de algodón en bruto. En realidad, se habla bastante por debajo de esos valores”, advirtió la ingeniera Diana Piedra del Proyecto Nacional del Algodón.

Y la advertencia es valedera, porque estos valores no alcanzarían a cubrir los altos costos de producción en esta provincia. En especial por la incidencia del picudo del algodonero, que requiere aplicaciones de insecticidas para mantener a raya a la gran plaga del textil.

En este contexto, se recordó la estrategia de años anteriores en la provincia cuando el gobierno fijó un precio de referencia para el algodón. Una idea sobre la cual volvió a hablarse pero recién para campañas sucesivas.

“Es importante la definición política en términos de algodón. Decir que somos una provincia o una región en la cual el algodón implica mucho, era importante. Y éstas eran acciones definitivas en este sentido. Había sido una definición acertada”, opinó la ingeniera Piedra.

Kissiel: Los warrants ayudan

El gerente de la cooperativa Sáenz Peña, Juan Kissiel, consideró válida la idea del Ministerio de Economía, Producción y Empleo del Chaco, en cuanto a la utilización de los warrants como instrumento para el ingreso de dinero fresco a las entidades cooperativas.

En este sentido, cabe indicar que varias cooperativas algodoneras nucleadas en UCAL salieron a pedirle a esta entidad que “warranteen” la fibra disponible, como una manera de salir del atolladero financiero en la que se encuentran.

El rol de UCAL

“No hay ventas, la fibra no se vende, entonces UCAL está buscando una salida, y para ello y lo hará a través de los warrants para que las cooperativas puedan hacerse de algo de dinero”, dijo el titular de la entidad de segundo grado, oportunamente ante la consulta de NORTE.

El warrant es un título de crédito, mediante el cual el productor o entidad entrega la mercadería a una empresa autorizada (depósitos), y ésta otorga simultáneamente dos documentos: un certificado de depósito y un warrant. Constituyen una garantía respaldada por mercadería almacenada en depósitos, que se endosa a favor de una entidad financiera obteniendo en forma inmediata el préstamo en dinero. La utilización de este instrumento crediticio permite al productor retener su producción dándole la posibilidad de aprovechar mejores condiciones de mercado, ya que generalmente los precios son mayores a medida que pasa más tiempo desde la cosecha. UCAL tiene fibra que pertenece a las cooperativas almacenada en depósitos de su entidad y también están habilitados depósitos en el predio de Ferichaco, adonde llevarían para su mejor conservación la mercadería, una vez que se pongan en marcha la solicitud de los warrants.

Comentá la nota