Pérdida de empleo rural tuvo mayor impacto en tamberos

La destrucción de puestos laborales se expresó de manera especial en las economías regionales, la actividad avícola y los tambos. El complejo agrícola no sufrió un impacto tan grave.
Hasta ahora, la crisis económica que afecta al campo no ha tenido un impacto fuerte sobre el nivel de empleo rural en la provincia, en especial, en las zonas vinculadas con la actividad agropecuaria tradicional, en la "pampa gringa" del sudeste cordobés. Debido a la escasa utilización de mano de obra intensiva, la mecanización y la subcontratación de tareas, el número de empleos directos que emplea la actividad es muy acotado. El golpe se ha sentido, sobre todo en los empleos indirectos, en especial en los pueblos y localidades cercanos a los campos, pero ni remotamente ha alcanzado la gravedad que tuvo y tiene en otros sectores, como el tambero, el avícola y las economías regionales, donde en los últimos años se esfumaron varios miles de puestos de trabajo.

Juan Carlos Oldani, titular del gremio de los trabajadores rurales de Córdoba, indicó a LA MAÑANA que la situación en los tambos es particularmente delicada. "En la cuenca láctea de la zona de Morteros y San Francisco este mes salen a remate unos 30 tambos, y hay otros 500 que están en proceso de remate", indicó. Vale recordar que la Comisión de Enlace convocó a los productores lecheros del país a una Asamblea Nacional Tambera, que se celebrará el 20 de este mes en San Francisco, debido a la situación "terminal" del sector.

Sin embargo, el dirigente sindical aclaró que prácticamente no se manejan cifras sobre las pérdidas de puestos laborales en la lechería, debido a que "la mayoría de los trabajadores de los tambos lo hacen como monotributistas".

Pero aquí no terminan las penurias para los trabajadores rurales. Oldani también afirmó que, por distintas circunstancias, se han perdido innumerables puestos de trabajo en las economías regionales, una situación que viene profundizándose desde hace unos años, con la expansión descontrolada de la soja, y que terminó de agudizarse a partir de la crisis económica que estalló el año anterior.

"Lo que viven las economías regionales en Córdoba es una prolongada decadencia", explicó. "Hemos caído en pocos años de tener 5.000 hectáreas de algodón a menos de 300 hectáreas", y de 1.700 hectáreas con cebollas a menos de 70 hectáreas". Agregó que el sector olivarero también atraviesa un pésimo momento, debido a la plaga de la cochinilla, que se estima ha infectado a la mitad de los olivares del noroeste cordobés. "Pasamos de producir cuatro millones de kilogramos a sólo 150 mil kilogramos; esto también golpea de lleno sobre los empleos eventuales", agregó.

Para el gremio, la situación de los trabadores avícolas también es crítica. "Han cerrado varios establecimientos importantes y hubo más de un centenar de despidos", afirmó Oldani, quien vaticinó que la situación seguirá complicándose en los próximos meses. "Esos trabajadores han perdido hasta la vivienda, porque lo normal es que se les ofrece casa en el lugar donde trabajan, así que esa gente quedó literalmente en la calle".

Las cifras hablan

Las últimas estadísticas laborales del empleo en blanco en el campo señalan que entre marzo de 2008 e igual mes de este año, se habrían perdido unos mil puestos de trabajo, esto es, alrededor del 4,3 por ciento de los 20.634 empleos registrados. Sin embargo, teniendo en cuenta que el año anterior había unos 35.000 trabajadores informales, no declarados, habría que sumar otros 1.500 despedidos aproximadamente para tener una idea más precisa de la mano de obra perdida en el sector rural. Estas cifras no pueden ser confirmadas por registros oficiales, dada la carencia de datos actualizados. Sin embargo, desde la gerencia de comunicaciones del sindicato Uatre nacional indicaron que las provincias de Córdoba, Buenos Aires y Santa Fe fueron las más golpeadas por la caída de la actividad, en especial en el caso de las economías regionales, que están sufriendo el impacto de la caída de los precios y los volúmenes de las exportaciones, la competencia "desleal" de la soja y la baja en las ventas en el mercado interno. Según el Renatre, ente que registra y administra un fondo solidario para los trabajadores rurales despedidos, precisamente en Córdoba y Buenos Aires hubo la mayor pérdida de puestos de trabajo en el último año.

Comentá la nota