Pérdida de agua subterránea provocó un grave derrumbe.

Un amplio sector de una calle se hundió, dejando ver el agua que brota internamente.
Luego de una serie de hundimientos que sufría la calle ángel Velaz, desde el 2.750 hacia avenida Roca, en la ciudad de Comodoro Rivadavia, finalmente el sector colapsó ante una pérdida de agua subterránea y un amplio sector de la calle se hundió, dejando ver el agua que brota internamente y que provocó temor de que siga filtrando hacia las viviendas cercanas las que, finalmente, pudieran tener el mismo final que la novísima carpeta asfáltica de la arteria mencionada.

Si bien la tarea de pavimentación se vio frustrada por el accidente, la problemática motivó una rápida presencia de personal de la empresa que trabaja en el sector y de profesionales municipales, quienes evaluaron la situación para realizar "obras mayores" que atiendan la antigua situación que, por movimientos de suelos de un sector que ha sido rellenado para instalar planes habitaciones, ha ido provocando agrietamientos en varias viviendas.

El alerta de los frentistas, quienes salieron a la calle para reclamar por el preocupante hundimiento de la calle, llegó incluso a reclamar por el retiro de una cámara cloacal, aunque luego se les explicó que ya no estaba en uso y sólo provocaba inconvenientes a los trabajos de asfaltado de la calle, por lo que se la retiró definitivamente.

Pero el problema mayor, en cuanto a la filtración de agua, demandará una tarea conjunta entre el municipio, la empresa constructora -encargada de la pavimentación del sector- y seguramente tomará participación la SCPL para determinar si hay una cañería con pérdida o si el escurrimiento subterráneo deriva del algún efluente de agua en otro lugar.

Pavimento sobre Roca

Con la presencia de miembros de la unión vecinal, quienes recibieron pormenores de la situación y de las obras a realizar, lo que provocará un nuevo período de trabajo que sostendrá inconvenientes a los vecinos, como la imposibilidad de llegar con sus autos hasta sus viviendas o, incluso, que uno de ellos deba permanecer sin movilidad porque no puede sacar su camioneta del patio, el problema central parece encaminarse a una solución definitiva pero, provocará otra situación compleja.

A pocos metros de donde surgió el inconveniente mayor, se encuentra la avenida Roca que -entre Marinero López y José Rementería- se terminó de pavimentar hace un par de días y se estaba esperando el tiempo de fragua correspondiente para habilitar el tramo pero, dada esta situación, ahora deberá romperse la obra terminada para encauzar un entubamiento hacia el canal evacuador de la arteria principal.

Si bien este inconveniente con la filtración de agua pudo sorprender la tarea de la constructora, lo cierto es que esta acción futura de "romper una obra terminada", no es algo inusual en nuestra ciudad.

Comentá la nota