"Si perdemos, entregamos el Gobierno", dijo Pérsico

En ese caso, "que gobiernen Cobos y Clarín", señaló el piquetero
El gobierno de Cristina Kirchner vivió ayer una jornada poco común de controversias internas, enojos y recriminaciones después de que el líder piquetero kirchnerista Emilio Pérsico dijera en público lo que muchos en el oficialismo deslizan en privado: "Vamos a plebiscitar nuestro proyecto en las urnas. Y, si no tenemos apoyo popular, entregaremos el Gobierno, y que gobiernen Cobos y Clarín ".

Según confirmaron a LA NACION altas fuentes oficiales, la Presidenta y el ex presidente Néstor Kirchner comenzaron a comentar hace 20 días esa posibilidad en la intimidad de Olivos ante intendentes, dirigentes políticos, ministros y empresarios.

Cerca de Kirchner afirman que el razonamiento es parte del eje central de la campaña del jefe del PJ como candidato a diputado: plantear que, si la gente no vota por el Gobierno, sobrevendrá un caos que hará imposible la "gobernabilidad" en medio de la crisis económica global.

Según los propios dirigentes oficialistas, la estrategia sería: "Yo, o el caos". Apelar al "voto-miedo". Instalar el temor a un deterioro económico para condicionar el voto.

Rechazo de Randazzo

En medio del nerviosismo, Kirchner le ordenó ayer al ministro del Interior, Florencio Randazzo, que desmintiera a Pérsico.

"No estamos de acuerdo con sus declaraciones", dijo a LA NACION. En declaraciones a Radio Rivadavia expresó: "No comparto que nos tengamos que ir porque no tengamos una elección favorable. En el medio está la democracia".

Según fuentes del Gobierno, Kirchner analizó esas ideas con Pérsico. Pero el líder del Movimiento Evita, que además es funcionario en el Ministerio de Desarrollo Social, no tenía autorización para hacerlas públicas. De acuerdo con fuentes del Movimiento Evita, el piquetero interpretó que tenía el camino allanado después de que Kirchner dijo, anteayer en La Plata, que "el 28 de junio se decide entre consolidar la gobernabilidad y aquellos que creen que pueden dar marcha atrás".

El malentendido enfureció a Kirchner, que llamó a Pérsico para reprenderlo en durísimos términos. "Pérsico se fue de boca. Son palabras de Kirchner. Pero no son para decirlas en una radio", comentó un funcionario a LA NACION.

Otro que llamó a Persico fue el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli. Lo menos que se le dijo fue que sus declaraciones eran "desafortunadas" porque evidenciaban una imagen de debilidad política.

No es la primera vez que se menea la idea de abandonar el gobierno. Cuando el vicepresidente Julio Cobos votó en contra y tumbó el proyecto oficial de retenciones móviles para las exportaciones de granos, el 17 de julio de 2008, Kirchner y la Presidenta evaluaron la posibilidad de renunciar.

En declaraciones a radio Provincia, Pérsico dijo: "Vamos a plebiscitar nuestro proyecto en las urnas. Y, si perdemos, entregaremos el Gobierno, y que gobiernen Cobos y Clarín ". Y advirtió: "Todavía no logramos la justicia social que quisiéramos, pero si no quieren, que los gobierne Cobos. Qué problema hay. Que Cobos y Clarín se hagan cargo del país". Según confiaron a LA NACION fuentes de la organización liderada por Pérsico, éste se comunicó con Kirchner y conversaron sobre "la idea de transformar las elecciones en un plebiscito sobre la aceptación del modelo".

El descargo

Anoche, Pérsico desmintió esas versiones. Y despegó a Kirchner de la movida. "Hace tiempo que no hablo con él", dijo a LA NACION. Aseguró también que no había habido reprimendas del Gobierno. Y aclaró: "Lo que yo dije fue mi opinión". Sobre el final, además, intentó rectificarse: "Vamos a sacar el 50 por ciento de los votos. Y Kirchner no se va a ir del Gobierno ni con un tanque".

No fue el único que habló del tema. En Mendoza, el diputado nacional kirchnerista Jorge Alvaro (Concertación) dijo ayer a radio Red 101: "Si le va mal al Gobierno, mi opinión es que la Presidenta tiene que renunciar, tiene que haber elecciones y que se haga cargo del país la mayoría que habrá derrotado al oficialismo el 28 de junio".

Con la colaboración de Juan Pablo Morales

De militante montonero a fiel de Kirchner

* Emilio Pérsico fue militante montonero, fundó Quebracho y en los 90 creó el Movimiento de Trabajadores Desocupados Evita. Sin embargo, su éxito como dirigente comenzó en 2003, cuando se unió al kirchnerismo. Acrecentó así su poder de movilización, sumó dirigentes y hasta coló piqueteros en estructuras estatales, sobre todo en el gobierno bonaerense. En 2005, el propio Pérsico llegó al poder: se convirtió en vicejefe de Gabinete bonaerense de Felipe Solá. Volvió al llano cuando terminó el mandato, pero Kirchner lo recompensó: desde diciembre es funcionario en el Ministerio de Desarrollo Social.

Comentá la nota