Peralta va por todo

Tras el fracaso de la última ronda de negociaciones en la ciudad de Buenos Aires, el Gobernador santacruceño Daniel Peralta expresó su "profundo malestar" para con la postura de la operadora YPF y el Grupo Eskenazi. El mandatario adelantó anoche a ElPatagonico.net que se analiza la presentación de denuncias penales "gravísimas" por daños al medio ambiente y que no se descarta una revisión del convenio de vinculación entre el Gobierno provincial y el Grupo Eskenazi sobre el Banco de Santa Cruz.
En duros términos se expresó anoche el Gobernador de Santa Cruz, Daniel Peralta, tras un nuevo intento frustrado de superar el conflicto que paraliza la industria petrolera de la provincia desde hace 15 días.

En diálogo con ElPatagonico.net, Peralta manifestó su "profundo malestar" por el desenlace de la negociación, y apuntó el mismo hacia la operadora YPF y al Grupo Eskenazi.

Reafirmando la postura asumida días atrás cuando resolvió pararse junto a los trabajadores petroleros de su provincia, Peralta afirmó que se analiza la presentación de denuncias penales que calificó de "gravísimas" por daños al medio ambiente en los que habría incurrido la operadora.

Además, el mandatario santacruceño no descartó la posibilidad de revisar el convenio de vinculación de la provincia con ese grupo económico por el Banco de Santa Cruz. Es menester recordar en este punto que el Grupo Eskenazi posee el 51% de las acciones de esa entidad, quedando el 49% restante en manos del Estado santacruceño.

En los 15 días de conflicto se estima que la provincia ha perdido alrededor de 40 millones de pesos de ingresos por regalías y que, de adoptarse medidas extremas por parte de las operadoras, el impacto social y económico no sólo afectaría a Santa Cruz sino a toda la cuenca del Golfo San Jorge.

Preocupación aparte manifiestan las empresas de servicios petroleros de la región, cuya estabilidad económica ha sido severamente afectada por el recorte de las operadoras debido a la crisis internacional y para muchas de las cuales este escenario representa el golpe del final.

Anoche, tras conocerse el fracaso de las negociaciones, trabajadores petroleros procedían al corte de la Ruta Nacional N° 3 y no se descartaba que se produjeran tomas de la planta de TERMAP en Caleta Olivia y de instalaciones similares en Cañadón Seco.

Por otra parte, el sindicato petrolero santacruceño, al mando de "Chaco" Segovia, habría decidido dejar la Federación Argentina Sindical del Petróleo y Gas Privados (Faspygp), en una medida similar a la adoptada tiempo atrás por sus pares chubutenses.

Comentá la nota